INFLACIÓN, EJE DEL NUEVO PLAN PARA FINANCIACIÓN DE VIVIENDA

INFLACIÓN, EJE DEL NUEVO PLAN PARA FINANCIACIÓN DE VIVIENDA

El presidente de la República sanciona hoy la ley de reforma financiera que tiene como punto central la creación del nuevo sistema de financiación de vivienda.

03 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Según la reforma, el gobierno tiene un plazo de seis meses para presentarle al país este nuevo sistema que busca darle un giro al crédito hipotecario de largo plazo en el país.

El ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, destacó que será un esquema basado en la inflación y que consultará la capacidad de pago de las familias.

Para que las entidades puedan garantizar los recursos con destino a la financiación de vivienda, también se faculta al gobierno para que entre a desarrollar el mercado de la titularización y los mutuos (cédulas) hipotecarios.

Tal como quedó contemplado en la nueva ley financiera, el gobierno deberá adoptar los incentivos y criterios de rentabilidad de largo plazo para los inversionistas tradicionales, como los fondos de cesantías y de pensiones.

También deberá crear los estímulos para que las entidades dedicadas al crédito hipotecario puedan titularizar la cartera y colocar estos papeles en el mercado secundario a través, por ejemplo, de las fiduciarias.

Un sistema sencillo El gobierno deberá también en el mismo plazo de seis meses regular todo lo que tiene que ver con los sistemas de amortización de créditos.

La Superintendencia Bancaria contrató un estudio con la Universidad de los Andes para estudiar los diferentes esquema de amortización que existen en el mercado.

Las conclusiones que ya se conocen confirman que efectivamente en el mercado hay un número de más de 40 sistemas de amortización, la mayoría de ellos de difícil manejo y que terminan por ahorcar al deudor.

La idea es que el nuevo esquema de amortización que se diseñe deberá cumplir con el requisito de que el saldo de la deuda en las cuotas mensuales o en los plazos siempre consulte la capacidad de pago del cliente.

Según la nueva ley, todos los establecimientos de crédito deberán en el primer mes de cada año enviar al deudor la información clara y detallada del monto de los intereses del crédito durante ese año: Tendrán que precisar que porción está capitalizando el deudor y cuánto es lo que abona al saldo.

Esto siempre y cuando la Corte Constitucional falle a favor de la capitalización de intereses.

De todas maneras, el sistema de financiación de vivienda que presentará el gobierno podrá funcionar en forma paralela al actual Upac y será opcional tanto para la entidad financiera como para el comprador.

Se agilizan las devoluciones La reforma financiera contiene además de las bases del nuevo plan de financiación de vivienda, un nuevo marco regulatorio para el sector.

-Hay nuevos mecanismos para afrontar y resolver las situaciones de crisis de las entidades financieras e instrumentos para la toma de posesión de las entidades en dificultades.

-En adelante las entidades que aspiren a entrar al mercado financiero deberán acreditar nuevos montos como capital mínimo.

-Los montos mínimos de capital que deberán acreditarse para solicitar la constitución de las entidades sometidas al control y vigilancia de la Superintendencia Bancaria, con excepción de los intermediarios de seguros, serán: 33.000 millones de pesos para los bancos; 20.000 millones para las corporaciones de ahorro y vivienda; 12.000 millones de pesos para las corporaciones financieras; 8.500 millones de pesos para las compañías de financiamiento comercial; 10.000 millones para las entidades reaseguradoras y aquellas entidades aseguradoras que efectúen actividades propias de las compañías reaseguradoras; 2.500 millones para las sociedades fiduciarias; 5.000 millones para las sociedades administradoras de Fondos de Pensiones; de 2.500 millones para las sociedades administradoras de fondos de cesantías y de 2.000 millones para las demás entidades financieras.

-Tal como ha venido funcionando la devolución del seguro de depósito puede tardar más de seis meses. Ahora esto sería inmediato porque no tendrá primero que hacer inventarios antes de comenzar la devolución.

-En adelante, todo usuario cuyo monto adeudado al sistema financiero no supere los cien salarios mínimo (23 millones de pesos) que realice voluntariamente el pago del saldo de su deuda en mora dentro de los seis meses contados a partir del primer día en que incurrió en el retraso, tendrá derecho a solicitar que la central de riesgo le devuelva el buen nombre crediticio. Esta misma norma rige para las pequeñas y medianas empresas en cuyo caso regirá un monto de 250 salarios mínimos (57 millones de pesos).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.