CRÍMENES DE TODAS PARTES

CRÍMENES DE TODAS PARTES

En un país donde los crímenes perfectos son cosa de todos los días, la capacidad de asombro se vuelve cada día más flexible. Los crímenes perfectos, es decir en los que su autor mantiene el anonimato, son normalmente la excepción, pero a la vez, tal vez por la presunción de inocencia del criminal, tienen su encanto estético, la perfección siempre lo tiene.

02 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Crímenes perfectos es el seductor título de una recopilación de relatos policiacos seleccionada por el escritor argentino Ricardo Piglia. Piglia es uno de los pocos cultores de este género que en los últimos años ha adquirido una fuerza inusitada en la literatura latinoamericana.

Piglia, que nació hace 59 años en Adrogué, Provincia de Buenos Aires, ha sido además de autor uno de los principales difusores del género negro. En su país fue el impulsor del Serie Negra, a través de la cual se dieron a conocer autores de las dimensiones de Dashiell Hammet y Raymond Chandler. Entre las incursiones de Piglia en el género se destacan Prisión perpetua y Plata quemada. Además de su trabajo en la academia, actualmente es profesor de la Universidad de Princenton, también ha escrito guiones para cine, donde se destaca el trabajo que hizo para Héctor Babenco, Foolish heart.

El mérito de la recopilación de Piglia es que no se queda solamente en los clásicos del género, su búsqueda va casi hasta las raíces, por eso dicen presente, Edgar Allan Poe, Arthur Conan Doyle, Fedor Dostoievsky y Herbert George Wells.

También hay una pequeña muestra de autores que tuvieron el género policiaco como algo marginal, como Ernest Hemingway, William Faulkner o Wladimir Nabokov.

El color local, es decir la incursión de los argentinos en la novela negra, cuenta con relatos de Jorge Luis Borges y del malogrado Rodolfo Walsh, autor que renovó el género policial en el Río de la Plata y que fue asesinado por los militares en los primeros años de la dictadura de Videla. Se incluye también un relato del polaco Witold Gombrowicz, quien residió durante 30 años en Buenos Aires. La traducción de este texto es del escritor mexicano Sergio Pitol.

Crímenes perfectos Editorial Planeta Ricardo Piglia, compilador 379 páginas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.