LA CONVIVENCIA DESENMASCARA A LA PAREJA!

LA CONVIVENCIA DESENMASCARA A LA PAREJA!

Nada espanta más a un hombre, además de la cantaleta femenina, que una mujer que poco se arregle. Para ellos los estímulos visuales son importantísimos. El problema es que muchas mujeres no le dan trascendencia al asunto y con el paso del tiempo se descuidan. Comienzan a dejarse ver con mascarillas, rulos en la cabeza y de madrugada, con todo el rímel corrido porque les da pereza desmaquillarse. Pobres hombres! Ante ese espectáculo salen espantados, dice el médico sexólogo Alvaro Poveda.

01 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Pero del otro ángulo las cosas no son mejores. A las mujeres también las saca corriendo un hombre con humor fuerte, que descuide su halitosis, especialmente luego de una noche de rumba, cigarrillo y licor, o que no las estimule auditivamente. A ellas les fascinan las expresiones verbales que les levantan el ego. Pero qué hacen los compañeros? Pasados algunos meses de convivencia ya no les dicen lo bonitas que están sino lo mal que se ven con una minifalda, por citar un ejemplo, agrega el galeno.

Si a todo esto se le suman las incompatibilidades que existen en otras áreas se tiene como resultado una relación de pareja que comienza a deteriorarse por culpa de los problemas que genera la convivencia.

Convivencia que no es fácil para nadie, según Poveda, porque en principio, se vive un proceso que se basa más en el apasionamiento que en el amor y por lo mismo, todas las actitudes del otro se magnifican. Pero a través de los años, el amor ciego se esfuma y empiezan a verse los defectos reales .

Otra razón, es que la cohabitación acaba con el deseo, según la sicóloga clínica experta en pareja Nelly Rojas de González. Precisamente, porque estar enamorado no es lo mismo ni lo suficiente para convivir y cuando se establece una unión se producen cambios drásticos. En la primera etapa todo es maravilloso, nada está fuera de lugar y el compañero hace todo perfecto, pero esa magia a largo plazo resulta ser una trampa .

Y es una trampa porque no se conoce desde el principio al otro como verdaderamente es. Con la convivencia cae la idealización y queda al descubierto el verdadero yo del otro. De ahí la importancia, según Rojas de González, de que la pareja se conozca desde el principio, pero de verdad. Los novios de hoy no se preocupan por conocer al otro, por saber cómo vive, de dónde viene, cuáles son sus carencias, qué le agrada, qué le disgusta... , y de ese desconocimiento se derivan muchos problemas futuros.

Las preocupaciones bajan la pasión Además de las diferencias que se pueden presentar porque a los dos les gusta dormir del mismo lado de la cama, porque uno se duerme con música y el otro en absoluto silencio, porque uno es desordenado y el otro fanático del orden... el manejo de la economía es uno de los factores que más deteriora una relación de pareja, manifiesta Poveda. Porque durante el periodo de conquista abunda la generosidad, pero al momento de convivir, cualquier gasto extra puede desequilibrar las finanzas del hogar. Además, porque la prioridad para muchas parejas de hoy en día es cubrir sus gastos básicos o ahorrar.

En consecuencia, esa obsesión por manejar correctamente la economía hace que se acabe con muchos detalles que son definitivos para fortalecer el amor.

Pero ahí no termina todo. Si además se tienen problemas laborales, estrés y preocupaciones en general, el más afectado va a ser el nivel de pasión, que disminuye con todos esos agravantes.

Vale recordar que al principio de la relación se reciben, de ambas partes, toda clase de estímulos fuertes que conducen al amor apasionado creativo. Pero cuando a la convivencia se le suman los problemas del diario vivir empiezan a surgir, al momento de la intimidad, frases como: estoy cansado , me duele la cabeza , ahora no . Y así, las relaciones sexuales bajan en frecuencia y calidad hasta que se produce un gran distanciamiento.

Para convivir se necesita...

Ante la avalancha de inconvenientes que se presentan por culpa de la convivencia y la rutina, lo más indicado es construir el amor día a día y aceptar al otro como es y no como se quiere que sea. El verdadero amor es el que permite reconocer las diferencias y convivir significa ceder un poco y tolerar sin dejar de ser uno mismo , dice la sicoterapeuta Rojas de González.

La convivencia es un proceso de maduración donde se reconocen las diferencias, se comparten proyectos, crisis, duelos, se aceptan las carencias, se reconocen las limitaciones personales y del otro, y donde se descubre el ser real y no el imaginado.

Entonces, hombres y mujeres deben hacer un gran esfuerzo y poner todo de su parte para que la cohabitación no acabe con la relación. Del nivel de compromiso que tengan dependen los buenos resultados.

Los siguientes consejos de la sicóloga Rojas son definitivos para que la vida en pareja sea más grata y duradera: 1. Comunicarse.

El diálogo es la base de la estructura de la pareja. Por tanto, hay que tener la capacidad de ponerse en los zapatos del otro para escucharlo, validar lo que piensa y siente aunque no se esté de acuerdo. No hay que juzgar, ni mandar ni hacer comentarios irónicos. Las ofensas sólo ayudan a deteriorar la relación porque hacen que el otro esté a la defensiva. La comunicación debe ser regular, y en los dos sentidos, pues tanto el hombre como la mujer tienen diferentes carencias dadas por los niveles de educación. Además, cada uno tiene necesidades afectivas diferentes e igualmente importantes.

2. Dar afecto.

Está en la capacidad de amar, de aceptar la idea de querer envejecer al lado del otro, de arruncharse sin necesidad de tener sexo. En una relación de pareja no sólo importa el deseo sexual sino también el tratarse bien con respeto y cariño.

3. No descuidar la sexualidad.

No se trata de genitalizar la relación sino de erotizarla. Uno de los graves peligros de toda pareja es rutinizar el sexo, por eso hay que recuperar el espíritu aventurero que ayuda a rescatar el deseo.

4. Manejar bien el dinero.

La parte económica es muy importante y se presta para generar conflictos. Generalmente, el que más gana manipula la relación porque el dinero significa poder y control. Las parejas que tienen problemas económicos generalmente entran en crisis y bajan todas las expectativas. Hay que hablar mucho sobre el tema y no dejarse coger ventaja.

5. Elevar la autoestima.

La capacidad de quererse y valorarse es definitiva para poner límites, hacer valer los derechos y hacerse respetar. El maltrato no debe tener cabida en una relación de pareja.

Y en términos generales, lo más importante es establecer límites claros y defender los propios derechos, de lo contrario, la cohabitación puede ocasionar más problemas de los usuales. Además, esto es un requisito previo para construir el verdadero amor , dice la experta Rojas en su libro Qué nos une, qué nos separa.

Tener límites facilita la vida y enriquece las relaciones de pareja. De ahí que todas las personas que quieran unir sus vidas a otras deban establecer qué tanto están dispuestos a dar de ellos mismos, de sus ideas, de su tiempo, de su afecto, de su dinero y qué tan lejos les permiten llegar a los demás, respecto de ellos mismos.

PARA QUE NO SE ESFUME EL AMOR El médico sexólogo Alvaro Poveda recomienda: * Como los estímulos siempre tienden a disminuir con el tiempo, se debe tener la mente abierta para crear nuevas formas de invitar al amor.

* La vida en pareja no es garantía de satisfacción física ni sexual.

* Como seres individuales cada uno es responsable de su sexualidad y de tener capacidad para comunicarse y expresar, con respeto, los niveles de insatisfacción.

* Las mujeres deben estar siempre lindas, como al principio y como para ir a la oficina. Las piyamas no son para introducirse en la cama sino para atraer y crear estímulos. Todo depende del manejo y de la sensualidad que se tengan al usarla.

* Por regla de oro, una mujer nunca puede dejarse ver de su pareja con mascarillas en la cara ni rulos en la cabeza. No hay que dejar ver los puntos débiles. La apariencia para el compañero siempre debe ser la mejor.

* Por eso es bueno antes de convivir, dejarse ver del otro sin maquillaje, pero bien arreglada. Así no se llevará sorpresas desagradables. Recuerde que el maquillaje transforma totalmente.

* Después de horas de intenso trabajo, es natural que el hombre emane un humor más fuerte. En estos casos es conveniente que tome una ducha y se aplique un poco de perfume para no incomodar a la pareja.

* Mucho cuidado con el olor y el humo del cigarrillo. Está comprobado que distancian a muchas parejas.

* La comunicación debe ser el pilar de toda relación. Es vital para conciliar y lograr acuerdos. Ninguno debe ceder ni sacrificarse totalmente y siempre por el otro. El que siempre lo hace enfrenta problemas de resentimientos y conflictos internos.

* Cuando llegan los hijos hay que redistribuir el afecto, no descuidar a la pareja.

PARA QUE UNA PAREJA DEJE DE SERLO SE NECESITA * No comunicarse nunca o dialogar muy poco.

* No pedir lo que se desea, en todo sentido.

* Unir la vida con una persona incompatible.

* No coincidir en valores e ideas.

* Tener relaciones sexuales sin desearlo, sólo por darle gusto al otro.

* Aguantar todo en silencio.

* Hacer las cosas por el bien del otro y no de los dos.

* Buscar en el amor la solución a los problemas existenciales.

* Ceder uno sólo y siempre el mismo.

* Evitar las discusiones.

* Ser complaciente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.