BUENA ESA, PADRE:

Señor Director:

26 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

He notado con gran satisfacción que ya hace un buen tiempo el sacerdote Alfonso Llano Escobar ha venido abandonando el mundo etéreo del misticismo para descender sobre nuestra adolorida Colombia y percatarse de todos los grandes problemas que la afligen. Dice, por ejemplo, en su columna del 15 de agosto: La batalla que está librando Colombia contra la guerrilla y la corrupción no está perdida. Dejemos que unos pocos cobardes huyan al exterior, mientras la patria se desangra, y tratemos los demás de hacer algo por salvarla . También dice: Señores funcionarios públicos: no más peculados . Buena esa, Padre! Aníbal Camelo Leaño Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.