EL G7 AL G20: UN SALTO EN LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL

EL G7 AL G20: UN SALTO EN LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL

Un nuevo foro, el G20, que alentará la cooperación internacional sobre problemas económicos y financieros, fue lanzado por el Grupo de los Siete (G7) países más industrializados el pasado fin de semana.

28 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

El grupo, anteriormente conocido como GX, será presidido por Paul Martin, el ministro de Finanzas canadiense, y sostendrá su primera reunión en Berlín, en diciembre próximo.

Incluirá al G7, otras 11 importantes economías, principalmente de países de mercados emergentes, y representantes de la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

El nuevo grupo discutirá sobre el futuro del sistema financiero internacional en una economía mundial cada vez más integrada. La noticia se conoce en momentos en que las entidades multilaterales y los países industrializados han tomado conciencia sobre la necesidad de introducir reformas de fondo para garantizar mayor estabilidad mundial en tiempos de un indetenible proceso de globalización comercial y financiera.

Martin anticipó que el grupo se enfocará en traducir los beneficios de la globalización en ingresos más altos y mejores oportunidades para todos .

Mientras se concentra en cuestiones de más largo plazo, el comité interino de política económica del FMI, que pronto recibirá el nuevo nombre de Comité Internacional Monetario y Financiero, abordará decisiones inmediatas de política económica.

El grupo ha sido creado con el propósito de complementar el trabajo del G7 al incluir a países de mercados emergentes sistemáticamente significativos , como Brasil, México, China y Rusia, que son suficientemente grandes para afectar la economía mundial.

La turbulencia financiera de 1997 y 1998, cuando las primeras economías del sudeste asiático y la economía rusa sucumbieron a la crisis, mostró el potencial de los acontecimientos en grandes mercados emergentes para desestabilizar los mercados financieros mundiales.

El G7 también abordó este fin de semana las secuelas de la crisis rusa, poniendo énfasis en la necesidad de que la corrupción y el lavado de dinero sean atacados como un prerrequisito para más ayuda del FMI.

El grupo respaldó el enfoque del FMI, y dijo que el banco central ruso debería mejorar sus controles internos y emprender auditorías trimestrales de su política de administración de reservas antes de que los recursos del FMI ya prometidos sean entregados.

El FMI ha reiterado que no existen pruebas de que su préstamo a Rusia en julio de 1998 hubiera sido mal utilizado, contrariamente a las acusaciones hechas en el Congreso de Estados Unidos. Pero ha revelado que la investigación descubrió incidentes pasados de mal reporte del Banco Central al FMI sobre la verdadera posición de las reservas internacionales de Rusia y otros agregados monetarios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.