LECCIONES DE LA RECIENTE CRISIS

LECCIONES DE LA RECIENTE CRISIS

El Estudio Económico de América Latina y el Caribe que acaba de publicar la CEPAL contiene un análisis completo de los efectos que ha tenido la recientecrisis económica sobre los países de la región. Los impactos de la crisis internacional que se desencadenó en Asia a mediados de 1997 terminaron siendo, a la larga, mucho más profundos de lo que consideraron inicialmente todos los analistas.

05 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Como conjunto, la región entró en recesión en el segundo semestre del año pasado y continuó en dicha situación durante el primer semestre de 1999. Debido al peso de la recesión del primer semestre, no habrá crecimiento en la región en el conjunto del año o podría experimentarse una pequeña caída.

Sin embargo, desde hace ya varios meses, hay síntomas de normalización, que permitirán una recuperación más o menos generalizada durante el segundo semestre. Hay, en particular, signos positivos asociados a la renovación de los flujos de capital, que ha facilitado la estabilidad cambiaria y la fuerte disminución de las tasas de interés internas en varios países.

No obstante, la reducción del déficit corriente con el exterior se ha producido más como resultado de la menor actividad económica y demanda de importaciones que del crecimiento de las exportaciones. stas siguen estando muy afectadas por el deterioro de los precios de muchas materias primas y por la contracción del comercio en los dos grandes bloques de integración de la región, el Mercosur y la Comunidad Andina. El freno al crecimiento del comercio en estos dinámicos procesos de integración es, de hecho, uno de los grandes costos de la crisis.

Este panorama global oculta, por supuesto, situaciones muy diferentes. El hecho más positivo será, al igual que en 1998, el buen desempeño de las economías pequeñas de Centroamérica y algunas del Caribe, que vienen siendo impulsadas por las exportaciones a los Estados Unidos y tienen una menor dependencia de los flujos de capitales más volátiles. Las economías más dinámicas de la región serán República Dominicana y Costa Rica, dos economías pequeñas. Entre las grandes, México mostrará un desempeño muy superior al de las economías sudamericanas. Esto indica, por lo demás, que la recesión se ha concentrado en América del Sur. La sorpresa positiva ha sido, en este caso, Brasil, cuyo desempeño será superior al que previeron muchos analistas a comienzos del año. La mayoría de las otras economías sudamericanas tendrán tabién un año débil o incluso fuertes recesiones, con la Excepción de Perú y Bolivia, que experimentarán crecimientos moderados.

Qué hemos aprendido de esta crisis? Primero, que nuestras economías siguen siendo muy vulnerables frente a un mercado internacional de capitales altamente volátil. A nivel internacional, se han mejorado los instrumentos para manejar las crisis, pero los avances son todavía insuficientes. El sentido de complacencia que parece haberse apoderado de los principales actores internacionales en este frente es preocupante, porque reducirá los esfuerzos dirigidos a mejorar una arquitectura financiera internacional que, durante la crisis, se identificó como la fuente principal de la inestabilidad de la economía mundial. A nivel interno, ha quedado claro que durante el proceso de reformas no se invirtió lo suficiente en reducir la volatilidad frente a los ciclos de financiamiento externo y, en especial, para evitar los excesivos ingresos de capital y la expansión insostenible del gasto durante los períodos de euforia financiera. En este frente, hay avances (todavía insuficientes) en materia de gasto público, pero no de gasto privado, que tiende a crecer excesivamente durante los períodos de euforia. Este es un tema sobre el cual la CEPAL ha llamado la atención en forma insistente y que es necesario enfrentar decididamente en el futuro.

Uno de los patrones que tienden a reproducirse, una y otra vez, es la fuerte tentación que existe durante los períodos de abundancia de capitales, y que no resisten a veces las autoridades económicas, de anclar la política anti-inflacionaria sobre el tipo de cambio. Una y otra vez, hemos aprendido en nuestra región que esta estrategia da frutos por algún tiempo, pero es costosa a la larga. Lo que hemos aprendido adicionalmente durante la crisis reciente en varios países, es que evitar las posteriores presiones a la depreciación del tipo de cambio con elevadas tasas de interés puede resultar muy costoso en términos de actividad productiva y de estabilidad de los sistemas financieros nacionales. De hecho, en las economías mucho más liberalizadas de hoy, la actividad productiva parece ser más sensible a la tasa de interés que antes. Por el contrario, el temor a que las devaluaciones desencadenen nuevas oleadas inflacionarias ha resultado infundado hasta ahora, reflejando la mayor credibilidad en el compromiso de las autoridades económicas con la lucha anti-inflacionaria.

Hay, por supuesto, consideraciones complejas en torno a la elección del régimen cambiario. Dos países, Argentina y Panamá, tienen sistemas económicos anclados sobre la paridad con el dólar, que les resultaría, por tanto, muy costoso abandonar. En todos los países, el creciente endeudamiento en moneda extranjera ha generado una mayor sensibilidad de los balances del sector privado a la tasa de cambio que antes. Y, sobre todo, los mercados cambiarios siguen siendo pequeños y muy susceptibles a la especulación, por lo cual las autoridades deben intervenirlos activamente. Como un todo, y dejando al lado los casos de Argentina y Panamá, la lección parece ser que en economías abiertas enfrentadas a un contexto internacional tan volátil como el que caracteriza al mundo de hoy, un importante grado de flexibilidad cambiaria no resulta sólo conveniente sino también necesario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.