EXPRESIONES DE DOLOR EN VERSO:

EXPRESIONES DE DOLOR EN VERSO:

28 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

A raíz de la muerte de Jaime Garzón, los lectores enviaron muchas cartas, poemas y dibujos. Hoy damos cabida a una serie de versos y a un dibujo.

No fue esa fuerza misteriosa / la que arranca de las manos / las cometas de los niños, / la que nos dejó huérfanos/ de tu sonrisa y de tu presencia / y tus comentarios de fuego.

Fue tal vez una fuerza muy distinta, / tenebrosa, violenta y represiva, / la que arranca el corazón / a quienes como tú, Jaime, / esgrimen la verdad / como tarjeta de visita.

Pablo Enrique Uribe Lenis Bogotá Reír y morir Como dice la canción o algún poema, / ya ni reír es bueno en esta tierra. / Han matado la alegría de la vida / y el alma está enferma por do quiera.

El absurdo y la barbarie es lo que reina, / llenando de estiércol los caminos / que el sicario lo incuba y lo vomita / y sin piedad la vida nos la quita.

Cae el periodista, el jornalero, el estudiante; / no se salva de La Parca ni el que es nadie, / la ilusión recién nace se nos muere / y la orgía de la muerte es imparable.

Qué será entonces de mi hijo, / que un trece de agosto ante la tele, / lágrimas inocentes derramó / y no pude explicarle entre sollozos, / por qué a Heriberto de la Calle / hacer reír al pueblo lo mató? Hernán Torres A.

Ibagué No eres Jaime... ni Garzón Con más aciertos que desaciertos / te habías convertido, quién lo creyera! / en parte esencial, conciencia social / y sustancial de una patria adolorida, / diciendo cosas en broma que eran serias.

Tu nombre no es Jaime ni Garzón, / son los personajes creados con tu chispa, / clavados hoy en el corazón de la patria, / como espina dorsal de un colectivo,/ que hacen tu custodia en las alturas.

Verdugos agazapados en la inconsciencia / han querido apagar tu voz de un tajo; / tarea infructuosa, si lo que hicieron fue / coronarte de imperecedera gloria.

Amir Smith Córdoba Centro para la Investigación y Desarrollo de la Cultura Negra Bogotá La gracia y el chispazo Al triste convertiste en risueño, / con vocablos del hombre callejero;/ de sentencias mordaces, pregonero, / de alegres carcajadas fuiste dueño.

A todos remedabas dando leño; / ingenioso, oportuno y bullanguero, / deleitabas las bromas, placentero, / con chispazos, con gracia y con empeño.

Enrique Mojica R.

Bogotá La violencia Cuánta sangre ha bañado nuestros pueblos, / cuántas viudas lloran hoy por el camino, / cuánta paz se ha pedido en los templos; / cuál será el desenlace del destino? Lloran flores y se acaban los jardines, / los obreros del campo se han marchado, / mudas notas despiden los clarines,/ nuestro pueblo está muy consternado.

Que las bombas no maten nuestros sueños, / que sembremos sonrisas y esperanza, / que cantemos unidos con los niños, / que labremos entre todos la bonanza.

Levantemos las manos hacia el cielo, / para orar por que cese la violencia, / por que Dios bendiga hoy nuestro suelo / y termine esta cruda indiferencia.

Gerardo Castañeda Montenegro Bogotá Oh desconocido amigo! / Lejos de tu gracia / quedan chistes y sonrisas, / hoy te escondes / o solo duermes / en el eco del aprecio.

Querías vivir / sobre la geografía de tu tierra / y hoy vives en el recuerdo triste/ que el dolor llora / desde que te fuiste.

Tus ideas y tus sueños / acechan entre los pliegues de las sonrisas, / donde escondiste tus mensajes; / tus chistes de la realidad / fueron en realidad chistes / o, tal vez más realidad que chistes? Iván I. Pallares Rincón Bogotá Homenaje Mataron tu cuerpo, maltrataron tu carne, / segaron una vida, hirieron tu alma, / pero no callaron tu voz. / Seguirás con nosotros, en nuestras mentes, / en nuestros hogares, en nuestros hijos, / entre tu pueblo, entre tus amigos.

No habrá calles ni avenidas en tu nombre / porque tu pueblo así lo quiere, / porque el Ave Fénix nunca muere; / serás el tormento de tus enemigos, / serás el guardián de tu verdugo. / Para el amigo que no conocí, / del amigo que no conociste, / del compañero y hermano / que siempre tuviste.

Gerardo Argello Floridablanca

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.