NOS CREEN BOBOS :

29 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Los ministros, en las ceremonias de posesión ante el Presidente, suelen no ser muy originales y en ocasiones dicen poco. Eso es comprensible: apenas se van a estrenar en el cargo y llegan al puesto sin planes concretos. Lo que a veces desconcierta es que hagan promesas que lo único que producen es una escéptica carcajada, digna del asesinado Jaime Garzón.

Es el caso del discurso de posesión del flamante ministro de Justicia -otro más- , Rómulo González. Cuando en 16 meses se han escapado de las cárceles 1.193 internos y apenas 61 han sido recapturados; cuando las cárceles no son otra cosa que nidos de corrupción, escuelas de delito y lugar permanente de motines; cuando lo que tenemos es un sistema carcelario en ruinas, es desconcertante que el Ministro diga que va a solucionar la crisis de las cárceles como dé lugar . Y además les pida paciencia y fe en la voluntad del Gobierno a unos presos hacinados en las distintas cárceles, que han visto desfilar ministros que poco o nada han hecho para mejorar las condiciones infrahumanas de esos centros de reclusión.

Ver para creer. De verdad admiramos el optimismo del nuevo ministro. Y el valor del que hace gala cuando ofrece cosas casi imposibles de cumplir en tan poco tiempo ( cuánto durará?). Jurando además, ante Dios y ante los hombres, con la mano levantada y delante del mismísimo Jefe. Hay que tener agallas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.