TREMENDO GOCE

Con la idea de hacer teatro, pero sobretodo con ganas de vivir, los estudiantes del colegio Salesiano León XIII se repusieron al dolor y tristeza por la muerte de algunos de sus compañeros, en el accidente de tránsito del pasado 14 de junio, y se subieron en zancos para participar en el desfile inaugural de la fiesta del cumpleaños de Bogotá.

07 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

A pesar de la tragedia, el grupo de teatro del colegio siguió trabajando en sus montajes, ahora bajo la guía de Fernando Leguizamón. Aunque Dagoberto González, el antiguo director, es irremplazable, con Fernando hemos aprendido a compartir nuevas cosas , afirmó, desde los zancos, Gonzalo Cruz.

Con el cuerpo y la cara maquillados y marchando en honor a sus compañeros muertos, estos jóvenes caminaron desde la Plaza de Toros hasta la Plaza de Bolívar para darle la bienvenida a las celebraciones. Pero no fueron los únicos que se apuntaron al plan.

Desde Armenia, el grupo Clepsidra se vino para demostrar que la Zona Cafetera sigue viva a pesar del terremoto de enero pasado. Diego Mauricio Urrea, uno de sus integrantes, le gritaba al público: el Quindío sigue vivo , a lo que cientos de personas que se reunieron sobre los andenes de la carrera séptima, le aplaudían.

Hacia las 4 p.m., los diferentes grupos de comparsas y teatro callejero empezaron a llegar a la Plaza de Bolívar, donde eran esperados por aproximadamente mil personas y por la Orquesta Filarmónica de Bogotá. Después llegó el discurso del Alcalde Mayor, quien invitó a los bogotanos a disfrutar de estas tres semanas de fiestas. Finalmente, la Plaza se llenó de luces con el espectáculo de juegos pirotécnicos.

Llegó el verano La fiesta no era solo en el centro de la ciudad. En el parque Simón Bolívar la rumba había comenzado a la 1 p.m. en la Plaza de Los Artesanos con el Festival de Verano.

Allí, tres grupos de danzas, en su mayoría conformados por personas de la tercera edad, bailaron magistralmente los ritmos de diferentes zonas colombianas.

Quinientos metros más al sur, en la plazoleta de eventos del parque Simón Bolívar, cerca de 2.000 estudiantes de colegios animaban a sus compañeros en el Encuentro Distrital de Porristas.

Una de las más entusiastas era Mayra Pérez, del grupo Tutti Fruti, que ayudada por sus compañeros hacia piruetas a más de 2 metros de altura. Al final, el jurado escogió como ganadores a los colegios Clemencia Caicedo, Mixto Cemodem y Domingo Sabio.

Si hasta el momento todo era alegría, el delirio comenzó pasadas las 6 p.m., cuando el grupo colombiano Yambao comenzó a tocar su salsa.

Luego el turno fue para Flex. En ese momento a la plaza de eventos no le cabía una persona más. Al final, Jerry Rivera puso a las casi 40.000 personas que había en el lugar, que cantaron hasta boleros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.