SIGUE ÉXODO EN NORTE DE SANTANDER

SIGUE ÉXODO EN NORTE DE SANTANDER

Los 12 años que Diógenes Ruiz lleva trabajando la parcela que le dio el Incora solo le han dejado callos en las manos, porque el pasado domingo salió sin nada por orden de los paramilitares que desalojaron a los 2.000 residentes del corregimiento San Martín de Loba, en Sardinata, en la parte baja del Catatumbo nortesantandereano.

31 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

El viernes y sábado se escuchó la plomacera y esa gente (paramilitares) se la pasa dando vueltas por ahí y decían que habían matado a cuatro guerrilleros. El domingo se metieron a San Martín, reunieron a toda la gente y les dieron dos horas para que se fueran , relató el campesino, padre de 12 hijos.

Según los desplazados, los hombres armados, que se identificaron como miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), ataron a siete de los habitantes y los interrogaron.

Luego, ordenaron a la población que se fuera y les dijeran lo que pasó a los habitantes de las veredas aledañas a San Martín de Loba. Los sentenciaron que si no salían antes de las 2 p.m. del domingo, no responderían por la vida de nadie.

Diógenes y sus vecinos José Pabón y Luis Eduardo Flórez recogieron alguna ropa y con sus familias abandonaron las parcelas para unirse al éxodo que se dirigía a Cúcuta.

Los primeros campesinos en llegar a La Finaria, a hora y media de Cúcuta, en un ramal de la vía a Tibú, notificaron de la situación a la parroquia, que avisó a las autoridades para atender a los desplazados.

La Gobernación y la Defensoría brindaron ayer ayuda médica y alimentos para los 500 campesinos que permanecían en La Finaria.

Según el defensor del Pueblo en Norte de Santander, Iván Villamizar, se creó una comisión de la Defensoría, la Red de Solidaridad, el Servicio de Salud y la Gobernación para determinar con los mismos desplazados si regresan a sus parcelas, se quedan en La Finaria o continúan hacia Sardinata o Cúcuta.

Aunque el Ejército envió tropas y aseguró el sector, la comunidad se niega a regresar. Los soldados no van a estar aquí toda la vida y después regresan los paramilitares o la guerrilla y va a ser peor , dijo uno de los desplazados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.