VUELVE Y JUEGA EL PECARÍ

VUELVE Y JUEGA EL PECARÍ

El taguá , la mascota de la Copa América Paraguay 99, no solo es el único animal que juega fútbol por estos días, sino también el único mamífero prehistórico vivo.

30 de junio 1999 , 12:00 a.m.

Así lo explicó Alberto Cadena, director de la Unidad de Mamíferos del Instituto de Ciencias Naturales de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional, quien señaló que el taguá (Catagonus wagneri) es también la única especie de la cual primero se conocieron sus fósiles y luego se hallaron ejemplares vivitos y coleando a unos 500 kilómetros al norte de Asunción, en una región caracterizada por el suelo seco y la escasa vegetación.

Según el profesor Cadena, se creía que esta especie estaba extinta pues de ella solo se conocían sus fósiles, hasta 1974 cuando fue reencontrada viva en la región del Chaco paraguayo y boliviano.

Es posible que en los comienzos de la época de la Conquista española estuvieran vivos muchos de estos animales , explicó Cadena.

Esta mascota, que por estos días patea un balón, es un mamífero salvaje exclusivo de América, el cual pertenece a la familia de los pecaríes, parecidos a los marranos. Pero no come como los marranos, su alimentación es algo extraña, pues se alimenta de plantas espinosas y mucha tierra, esta última para proveerse de los minerales que le aseguren su supervivencia en el árido territorio del Chaco.

Llamado también jabalina del Chaco, el deportivo y sonriente taguá es solo uno de los 300 ejemplares que existen en el planeta, exclusivamente en Paraguay. Esta especie es de color pardo grisáceo con una longitud alrededor de un metro y patas un poco más largas que las otras especies de pecarí.

Aunque en Colombia no existe esta especie ni viva ni en fósiles, sí existen algunos de sus familiares. Vivos, se encuentran dos especies: el saíno, cerrillo, marrano de monte o puerco collarejo, y el cafuchi o puerco huangana o cariblanco.

Aunque la distribución de los pecaríes es en toda Colombia, actualmente prácticamente sólo se encuentran en la Orinoquia y la Amazonia, explicó Cadena. Esto debido a la deforestación y al cambio en el uso de la tierra, principalmente.

Y en fósiles, en Nariño se encuentran algunas de las especies de la familia de los pecaríes, pero no de la especie de el taguá .

Entre tanto, en Asunción, el pasado 23 de marzo nació el primero de esta especie en cautiverio; y a partir de esta fecha han nacido otros cuatro, pero ninguno tan famoso en el mundo de los estadios como el taguá .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.