UN RUBÉN GONZÁLEZ CON SU SON AL FESTIVAL DE JAZZ

UN RUBÉN GONZÁLEZ CON SU SON AL FESTIVAL DE JAZZ

En 1996, cercano a los 80 años, Rubén González era un ex pianista. Hacía diez años que no tocaba las teclas negras y blancas de un piano y sus manos, enfermas de artritis habían caído en la resignación de no tocar nunca más.

31 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

González parecía haberle dado todas las vueltas que debía darle a su vida. Había sido pianista desde niño, había tocado en toda orquesta de Cuba, agrupación o cabaret existiera y vivía convertido en un anciano olvidado en su casa, al lado de Edilsa, su esposa desde hace 46 años.

Andaba ocioso, hablaba con los compañeros de la puerta, en la calle, no tenía ánimo, estaba como desahuciado recuerda Edilsa, entonces un buen día lo invitan a un estudio de grabación cerquita de la casa, fue para allá, lo pusieron a tocar y fue como una inyección de vitaminas .

Así que González todavía tenía vueltas que dar. Le faltaba un premio Grammy, el que se ganó después de ser redescubierto por el guitarrista norteamericano Ry Cooder por su participación en el disco Buena Vista Social Club, al lado de otras leyendas vivientes de Cuba como el nonagenario Compay Segundo que puso en el disco guitarra y voz, Ibrahim Ferrer que dio su canto, el bajista Orlando López, Omara Portuondo y Barbarito Torres.

También le faltaba ser el ídolo de los europeos que andan fascinados con su música y que ven en él la personificación de una leyenda. Ha grabado tres discos compactos desde entonces, entre estos Introducing... Rubén González, pero en Cuba sigue siendo un Rubén González cualquiera , reitera su esposa.

Sabe qué pasa, yo soy muy viejo, tengo 82 años, he tocado con todas las orquestas de Cuba y tengo conocimiento de cómo actúa cada una de esas orquestas, eso le llama la atención a la gente extranjera, porque son cosas que no se oyen, porque algunos de los músicos se han muerto, otros se han ido. Yo sigo tocando, haciendo la música que hacía hace 40 años, pero hasta ahora me conocen , explica González con un dejo de sencillez.

En su mente se confunden a veces las historias pasadas con las presentes, recuerda especialmente su estancia de varios años en Venezuela, tiempo que recuerda al interpretar en su estilo de son la canción Alma llanera. Su época del tango también retorna como en destellos: el tango es una música muy bella, difícil de hacer bien. Estuve seis o siete meses en la Argentina, me hice amigo de muchos intérpretes y me enseñaron cosas importantes del tango, pero yo no lo practico porque soy más técnico en mi música .

Pero no se deja llevar en el recorrido mental por los países de su pasado, ni detalla las orquestas en que incursionó, ni siquiera la de Enrique Jorrín, el creador del cha-cha-chá, donde pasó más tiempo. González concluye que ha viajado casi por el mundo entero: me quedan muy pocas cosas por hacer, no he podido ir a China, es muy lejos y aparte de eso no tiene uno manera de conversar con ellos, es un idioma muy difícil .

Prefiere hablar del son, la música que más le gusta y que interpreta en el piano, un piano por el que dejó atrás su pasión por la medicina, pasión fantasmal que aún lo acosa y lo lleva a leer con voracidad todo tratado o adelanto que sobre el tema cae en sus manos.

Viene a los festivales de jazz, aunque lo suyo es el son. Porque no solo es leyenda, sino precursor del latin jazz que se basa en las raíces de su música: El jazz es norteamericano, pero es bonito. El son se acerca más a la forma de hablar y de bailar del cubano, tiene una expresión cómica porque la gente al oírlo se ríe mucho, a veces cuando lo oye completa las frases... es mejor que cuando yo vaya a Colombia, usted lo oiga, es una sorpresa, le va a gustar.

Así que anda con misterios sobre su repertorio, es el derecho que se ha ganado por haber cumplido sus sueños de principiante: Yo quería, de pronto, poder tocar bien el son, ir a pasear por muchos países y tener la suerte de que a la gente le gustara lo que yo toco, así ha pasado, así que me alegro muchísimo de la suerte que he tenido .

Esa suerte tiene como centro el piano, cuenta la esposa, pendiente de hablar de él: cuando tú le hablas, a veces se confunde, le cuesta trabajo contestar, pero no olvida una sola nota, no deja de tocar su piano con la misma sensibilidad... Te cuento una anécdota: hace tres meses lo operamos de una hernia, salió del hospital a las 7 de la mañana y a las 12 del día estaba sentado en el piano tocando y tocando con una rapidez y energía increíble que todos los que lo vieron y lo oyeron quedaron fríos .

Semana del jazz en Colombia Jazz en el Teatro Libre (Bogotá) 3 al 11 de septiembre.

El festival comenzará con una velada a cargo del quinteto colombiano Zoe y la Banda de Ken Biswell, el 3 de septiembre. El 4 de septiembre Rubén González estará acompañado de su orquesta integrada por Cachaito, Aguajé, Amadito Valdés e Ibrahim Ferrer.

El 9 de septiembre el turno es para el clarinetista francés Louis Sclavis, acompañado por Bruno Chevillon en el contrabajo y Francois Merville en la batería. El viernes 10 de septiembre se presentará Gonzalo Rubalcaba. El festival terminará el sábado 11 con el jazz contemporáneo mundial, entiéndase: salpicado de tecnología, de Courtney Pine y su banda. Teatro Libre de Chapinero, carrera 11 No. 61-80. Informes: 2171988.

Barranquijazz 99 (Barranquilla) 1 al 4 de septiembre.

La apertura tiene como estrella principal al pianista de latin jazz y director de la Sonora Ponceña, Papo Luca, que alternará con Roberto Fonseca y su grupo, el 1 de septiembre, en el teatro Amira de la Rosa. La sesión académica, que se realizará en la Universidad del Atlántico el 2 de septiembre tendrá como músicos invitados a Tata Guines, Changuito y William Cepeda, y el crítico cubano Leonardo Acosta (abierto para estudiantes y músicos locales). El 3 de septiembre se presentará la orquesta de Rubén González además del trombonista William Cepeda. Cierran el festival, el sábado 4, el pianista Gonzalo Rubalcaba y el compositor, director y arreglista cubano Juan Pablo Torres. Informes: 3535162 - 3536638 - 3530571. Calle 75 No. 71-62 Barranquilla.

Jazz Libre (Buenaventura y Cali) Por otra parte, esta semana comienzan los conciertos de la Asociación Jazz Libre que presentará a Chucho Valdés y su Quinteto de Jazz en Buenaventura, el 1 de septiembre y en el Teatro Municipal de Cali, el 2 de septiembre. Informes Asociación de Amigos del Jazz, calle 22 No. 5N-46. Teléfono: 6613885, Cali.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.