ESTRATEGIA GLOBAL

Tarea difícil? El gobierno del presidente Clinton espera que en unas cuantas semanas su homólogo colombiano presente una estrategia global, clara y coherente. Sabemos que existe un Plan de Desarrollo debatido por la sociedad civil y por el Congreso. Recientemente se expidió la ley correspondiente. Es bien probable que las negociaciones con el Fondo Monetario lo dejen parcialmente inútil. En octubre del año pasado se lanzó el plan contra las drogas. Se está elaborando un plan sobre derechos humanos. Ya se divulgó una estrategia contra la corrupción. Y en materia de paz, unos muy pocos, yo entre ellos dicen que existe una estrategia (otra cosa es si esta es perfecta o la más apropiada, etc.) y casi todos, que esta no existe, con lo cual la solicitud norteamericana viene como anillo al dedo.

31 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Qué es lo que realmente están pidiendo los estadounidenses? La señora Albright, en su texto del 10 de agosto, pide un esfuerzo comprehensivo del Gobierno para cambiar el rumbo. Ese esfuerzo debe hacerse con base en varios supuestos, a saber: 1) Paz (y ello incluye el tema de drogas por razón del financiamiento que guerrillas y paramilitares derivan del tráfico de drogas), imperio de la ley, desarrollo económico y derechos humanos constituyen un solo paquete, de tal manera que se alimentan o debilitan mutuamente. 2) Una victoria militar decisiva es improbable. 3) Se requiere construir una combinación de presiones y de incentivos que lleven a las guerrillas a responder, o sea, eso entiendo, a aceptar una negociación de paz creíble. O sea, la estrategia de paz debe ir acompañada de un componente militar eficaz. 4) Los colombianos son los que tienen que guiar estos esfuerzos. Estados Unidos y la comunidad internacional estarían dispuestos a ofrecer cooperación (y no intervención ), que desborda la que vienen proporcionando para la lucha contra las drogas. Fortalecer la economía sería un campo prioritario.

Así, pues, los argumentos colombianos y de muchos amigos en Estados Unidos para que sus autoridades entendieran la complejidad del caso colombiano han tenido buena acogida. Ahora nos corresponde a nosotros, Gobierno y sociedad, estar a la altura de esa complejidad que hemos predicado, lo cual supone una concepción integral sobre las diferentes acciones que tanto autoridades y ciudadanos debemos desplegar para superar el conflicto armado, las violaciones de derechos humanos, la corrupción, la impunidad, la crisis económica, la debilidad de los mecanismos de seguridad, el problema de las drogas en todas sus manifestaciones. Es decir, hay que recuperar la plena gobernabilidad. Y con el entendimiento de que se requiere una estrategia comprehensiva, que establezca prioridades a la luz de las interacciones entre los principales objetivos. Alguien había solicitado algo semejante? No recuerdo. Y aunque el Plan Nacional de Desarrollo incorpora buena parte de los temas, no lo hace como lo visualizan nuestros vecinos del norte. Es acaso tan solo un problema de formato? O la cuestión es sustantiva?...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.