EN DÓNDE SESIONARÁ LA CONSTITUYENTE

EN DÓNDE SESIONARÁ LA CONSTITUYENTE

Un acuerdo político estableció que la sede de las deliberaciones de la Asamblea Constituyente sería el Capitolio Nacional y sólo un acuerdo político puede cambiar esa disposición. Inicialmente, pareció que las instalaciones del Capitolio serían las más aconsejables para concentrar a los constituyentes durante los cinco meses de trabajo, pero bastó la notificación de ese hecho para que los congresistas advirtieran que estaban dispuestos a sacrificar su tiempo de descanso y que concurrirían a sus habituales lugares de trabajo durante el primer semestre de 1991.

13 de enero 1991 , 12:00 a.m.

El anuncio de varias comisiones del Senado y la Cámara en el sentido de que trabajarían extraordinariamente durante el mismo tiempo en que la Constituyente estuviera reunida, echó las cosas a perder. A este hecho se agregaron sátiras de varios parlamentarios que, sin rodeos, notificaron a los delegatarios que se fueran a trabajar a otra parte. Por allá al sur! , gritó un día en la Comisión Primera del Senado el congresista.....

La eventualidad de muchas incomodidades y hasta los roces entre congresistas y delegatarios por tener que compartir los mismos corredores, las mismas curules, los mismos recintos y la misma Plaza de Bolívar, hicieron pensar al Gobierno en la necesidad de buscar una sede distinta para las deliberaciones de la Constituyente.

Se inspeccionaron por lo menos 10 instalaciones alternas y no se encontró una que garantizara todas las condiciones de seguridad, comodidad y funcionalidad. En muchas de ellas había necesidad de hacer reparaciones locativas cuya terminación tomaba semanas y meses.

Surgió entonces la posibilidad de alquilar las instalaciones del Centro de Convenciones Gonzalo Jimenez de Quesada, un inmueble del Gobierno que lo tiene todo.

La oficina del Gobierno dedicada a coordinar los preparativos de la Asamblea, a cargo de Ricardo Santamaría, inició entonces los contactos encaminados a lograr el alquiler de esa sede.

Según Santamaría, el Centro de Convenciones ofrece servicios que ninguna otra entidad está en condiciones de facilitar para un certamen de tanta magnitud como la Constituyente.

Uno de los mejores atractivos del Centro de Convenciones es la capacidad de adecuación locativa y de servicios a cada una de las necesidades de la Asamblea.

En este lugar funcionarían los recintos de todas las comisiones y de la plenaria, las oficinas de los dignatarios, la sede social, la oficina de prensa, una biblioteca y una red de comunicaciones computarizada con terminales dispuestas muy cerca de los delegatarios.

En el ramo de las comunicaciones, el Centro de Convenciones ofrece, por ejemplo, la posibilidad de transmitir a través de microondas, en forma permanente.

Está previsto que haya un servicio continuo de biblioteca para consulta mediante terminales de computador instaladas cerca de sus curules; un programa computarizado con las 150.000 propuestas que presentaron los colombianos a las mesas de trabajo sobre reformas a la Constitución; las mejores 300 constituciones que ha tenido el mundo; una recopilación de artículos sobre las reformas a la Constitución propuestas en las dos últimas décadas, y un compendio de las enmiendas hechas a la Carta durante los últimos 100 años.

Si se opta por el Centro de Convenciones, el Gobierno tiene previsto el alquiler de dos pisos del Hotel Tequendama para la instalación de las oficinas de los delegatarios. El Tequendama, además, suministraría los servicios básicos de cafetería y alimentación.

Según lo expresaron las directivas del Hotel, habría también un gran descuento en el costo de las habitaciones para los delegatarios, en caso de que estos decidan hospedarse allí.

La cercanía entre el Centro de Convenciones, como lugar de trabajo, y el Hotel Tequendama, donde operarían las oficinas y habitaciones, eliminaría costos de desplazamiento y riesgos para los constituyentes.

El Gobierno ha realizado todas las gestiones necesarias para asegurar el suministro del Centro de Convenciones, pero la decisión final sobre el escenario de las deliberaciones corresponderá a la Asamblea.

Existe sí un problema de tiempo: si la Asamblea llega a inclinarse por el Centro de Convenciones, tendría que tomar la decisión a más tardar el 20 de este mes, pues las adecuaciones locativas y de servicios llevan cerca de tres semanas.

El Gobierno confía en que los compromisarios de los distintos sectores políticos con representación en la Asamblea decidan, durante los encuentros previstos para esta misma semana, el escenario de las deliberaciones. Sólo así podría asegurarse una mejor funcionalidad del magno certamen.

Si se escoge el Centro de Convenciones como sede de trabajo, el costo total que generarían las deliberaciones de la Asamblea Constituyente podría llegar a cerca de 2.500 millones de pesos.

Está previsto que cada delegatario tenga una oficina, una secretaria y un asesor, con cargo al presupuesto de la Asamblea. Su salario sería de aproximadamente 600.000 pesos, igual al de los ministros y de los congresistas. A los constituyentes residentes fuera de Bogotá se les suministrarían pasajes para su desplazamaiento y viáticos.

Todas estas disposiciones, preparadas por el Gobierno para facilitar el trabajo de la Asamblea, podrán ser modificadas en forma autónoma por la Asamblea.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.