HAMPA COLOMBIANA ASUSTA A MADRID

HAMPA COLOMBIANA ASUSTA A MADRID

El martes pasado, la prensa de Madrid le asignó casi una página a la detención de 13 colombianos acusados por la policía de seis asaltos a apartamentos, cinco atracos a joyerías y varios robos de automóviles. La captura tuvo lugar en la vivienda de uno de los integrantes de la banda, donde se hallaron 73 millones de pesetas (unos 800 millones de pesos).

25 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Tres semanas antes, los diarios madrileños dieron cuenta de un acontecimiento semejante. En esa ocasión, la banda estaba integrada por 17 ciudadanos nacidos en Colombia, a quienes los agentes policiales les decomisaron joyas, armas de fuego, vehículos, teléfonos celulares y dinero en efectivo. Los sindicaba de los mismos delitos.

Informaciones de este tipo se han hecho frecuentes y reflejan el aumento de la delincuencia colombiana en Madrid. El fenómeno no es de poca monta. Si se comparan las estadísticas del primer semestre de este año con las del mismo periodo de 1998, el incremento es de casi el 50 por ciento , dice una fuente diplomática que prefiere mantener su nombre en reserva.

Y tal aumento no se debe al de las mulas detenidas en el aeropuerto de Barajas, que, por el contrario, han disminuido gracias a la eficacia policial en el aeropuerto madrileño y a las campañas de publicidad disuasiva en el aeropuerto bogotano de Eldorado. El problema reside en el auge de otras conductas delictivas como la estafa, la falsificación de moneda o documentos y el creciente robo a apartamentos y joyerías.

Las cifras no dejan lugar a dudas. De los 330 colombianos capturados entre enero y junio, 140 han sido por narcotráfico , revela el general Luis Enrique Montenegro, agregado de la Policía de Colombia ante la Unión Europea. Esto significa que el 57 por ciento de los ciudadanos de Colombia detenidos durante el primer semestre de 1999 cayeron por delitos distintos al tráfico de droga (hasta hace dos años lo eran sólo el 5 por ciento).

Lo que más preocupa De las conductas delictivas atribuibles a colombianos, las que más inquietan a las autoridades locales son el robos a joyerías y apartamentos. Según denunció a principios de año el Gremio de Joyeros y Plateros de Madrid, el 70 por ciento de los 180 asaltos a joyerías perpetrados en 1998 fueron cometidos por ciudadanos de nacionalidad colombiana. El 20 por ciento restante lo componen principalmente peruanos y chilenos.

El botín promedio de cada asalto se ha calculado en 60 millones de pesetas (unos 700 millones de pesos) y algunas veces a sido obtenido con métodos violentos, todo lo cual motivó a un miembro del Gobierno español con rango de ministro a comunicarle el pasado mes de mayo a Montenegro que los atracadores colombianos están provocando un estado de alarma social entre los fabricantes y vendedores de joyas.

Este clima propició una reciente circular policial que le recomendaba a los joyeros restringir la entrada a sus establecimientos de las personas con rasgos suramericanos. La circular fue retirada pocos días después tras ser denunciada como xenófoba .

Pero si los asaltos a joyerías intranquilizan, los robos a apartamentos son un problema desbordado. De acuerdo con fuentes de la policía española, hasta finales del mes de agosto 172 colombianos habían sido privados de su libertad por estos delitos.

Otra preocupación gira en torno de los seis colombianos asesinados en Madrid entre enero y julio, pues contrastan con un único caso durante el mismo lapso del año pasado. El número de seis puede parecer risible según los parámetros de la violencia en Bogotá o Medellín. Pero en Madrid, donde ha habido 22 homicidios en lo que va de año, resulta poco menos que estremecedor.

En ciertos casos, los asesinos de colombianos han actuado con la pericia de un sicario avezado y cruel. El pasado 13 de marzo, por ejemplo, la policía madrileña encontró en la calle de Orense, al norte de la ciudad, los cuerpos inertes de José Benigno Valencia Buitrago y Jaime Marcelino Osorio, con claras señales de tortura. Las paredes de la habitación donde yacían estaban bañadas en sangre. Se cree que estas muertes se deben a un ajuste de cuentas de una banda de lavadores de dinero , dice Montenegro.

Al general también lo inquieta el aumento de los pistoleros a sueldo que, o bien son colombianos o se han cobrado la vida de éstos, como ocurrió con Ernesto Parra Rojas, asesinado el primero de agosto mientras hablaba por teléfono en una cabina pública. Tampoco debe olvidarse que el presunto homicida del defensor de los derechos humanos Eduardo Umaña Mendoza fue capturado el 11 de agosto en Madrid. Está en curso su proceso de extradición a Bogotá.

Qué está haciendo Colombia para ponerle punto final a este fenómeno? El embajador en España, Carlos Julio Ardila, asegura que ha estrechado la colaboración con las autoridades españolas. Se está trabajando coordinadamente, y la detención de malhechores así lo indica , dice y subraya que la policía de España es muy eficaz .

De acuerdo con las autoridades de la ciudad, el aumento de la delincuencia colombiana en Madrid se debe a una ley de probabilidades. El creciente flujo de personas que están llegando desde Colombia a un país donde entienden el idioma, implica necesariamente el de los delincuentes dentro de ese colectivo , señala una alta fuente de la policía de Madrid. En otras épocas han sido ciudadanos de otros países quienes han delinquido con más frecuencia .

Según cálculos conservadores, en territorio español residen unos 50.000 colombianos, de los cuales 10.412 lo hacen legalmente. Casi todos son personas honradas , reconoce un jefe policial madrileño. Lo triste es que un uno por ciento o menos perjudique la reputación de los demás.

El problema en cifras Aunque los delincuentes son un porcentaje mínimo de los cerca de 50.000 colombianos que residen en España, el problema ha alcanzado niveles preocupantes.

Porcentaje de colombianos detenidos por tipo de delito 1998 Narcotráfico: 95% Otros: 5% 1999 Narcotráfico 42,2% Otros delitos 57,5% *El 70 por ciento de los 180 asaltos a joyerías durante 1998 fue perpetrado por colombianos, según ese gremio.

*172 apartamenteros colombianos han sido detenidos por la policía española en lo que va corrido de este año.

*22 personas han sido asesinadas en Madrid hasta la fecha: 6 eran de nacionalidad colombiana.

Quiénes son? Madrid De acuerdo con la policía española, la edad media de los delincuentes colombianos detenidos entre enero y junio oscila entre los 25 y los 40 años.

La mayoría proviene de ciudades como Pereira, Medellín, Cali, Armenia y Bogotá, y utilizan a Madrid como puerta de entrada a Europa.

En España hay 1.139 presos colombianos, la mayor parte por tráfico de drogas. Conforman el grupo de reclusos extranjeros más nutrido, con excepción del marroquí.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.