QUÉ ES PERDONAR

QUÉ ES PERDONAR

1. El perdón es una decisión. Tú eliges mirar al otro con compasión y comprensión, o con rabia y con odio. En su esencia, nadie es malo, y con sensibilidad puedes tener una mirada profunda y llegar a su íntimo yo para descubrir su dignidad y entender las razones de su desvío y de sus fechorías. Todo cambiará cuando elijas ver al ofensor como a un ser equivocado, no como a una bestia o a un salvaje.

15 de abril 1999 , 12:00 a.m.

2. El perdón es un regalo. Es un acto de amor desinteresado contigo mismo y con el otro. No exige reciprocidad porque no es un trueque. Decidimos perdonar, no porque alguien se merezca nuestro perdón, sino por un acto de nobleza, de bondad y de misericordia. Perdonar es poder decir con Jesús: Perdónalos porque no saben lo que hacen .

3. El perdón es una experiencia difícil. Por lo general, es un camino arduo y empinado. Nos cuesta perdonarnos y perdonar. Por eso no debemos hacernos daño creyendo que somos duros o inhumanos. Hay heridas tan fuertes que su sanación pide tiempo y mucha dedicación. Sin embargo, no hay nada imperdonable.

4. El perdón es un proceso. Normalmente no se da de una vez para siempre; es un camino con distintas etapas, aunque hay quienes perdonan pronto. El perdón es una práctica en la que, poco a poco, cambiamos nuestras reacciones al cambiar nuestras percepciones. En ese proceso podemos retroceder, pero un día lo que parecía imposible se hace posible en la fe y en el amor.

5. El perdón es una actitud. Es un buen hábito que nace de la repetición de actos y nos da control sobre nuestra vida. En lugar de decir no puedo debes decir sí puedo , hasta que seas capaz de liberarte de un peso tan oprimente. El odio es una carga muy pesada y, aunque solo fuera por egoísmo, deberíamos perdonar para ser libres y estar en paz. Así lo hizo María Fida Moro cuando fue a la cárcel y abrazó a los asesinos de su padre, el político italiano Aldo Moro.

6. El perdón es una experiencia de liberación. Nos saca de la cárcel del odio y rompe las cadenas del rencor. Nos da señorío sobre nuestra vida, nos da alas para volar y nos permite disfrutar el hoy sin el veneno del ayer. Sin perdón eternizamos un ayer amargo, nos perdemos el presente y oscurecemos el porvenir.

7. El perdón es una sanación. Muchos estudios médicos muestran cómo el rencor y el odio enferman. Perdonar es el mejor regalo para nuestra salud integral. El odio mata y el perdón da vida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.