ALIANZA ANTIGLOBALIZACIÓN PRENDE MOTORES EN SEATLE

ALIANZA ANTIGLOBALIZACIÓN PRENDE MOTORES EN SEATLE

El objetivo, impreso en miles de volantes, mensajes por fax y correo electrónico recorriendo las vías de comunicación por todo Estados Unidos y el resto del mundo, es simple, aunque ambicioso: Cierren Sea-Town Seattle] el 30 de noviembre .

23 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Ese será el día que la Organización Mundial del Comercio (OMC) abra su cumbre ministerial en la ciudad portuaria norteña de la costa del Pacífico, Seattle.

Ahora también se ha convertido en el punto focal, sin precedentes, de una campaña mundial anticomercio, que amenaza con desestabilizar las conversaciones y hacer sombra sobre la agenda formal.

La movilización contra la globalización está siendo encabezada por una mezcla difícil de manejar: grupos consumidores, sindicatos, ambientalistas y otros activistas que han unido sus fuerzas con el fin de montar la mayor manifestación anticomercio de la historia moderna.

En el proceso esperan desencadenar una reacción contraria a la OMC por parte del público estadounidense y descarrillar las propuestas que serán discutidas en la cumbre, como la de lanzar una nueva ronda de conversaciones del milenio a favor de la liberalización del comercio, que cubrirán agricultura, servicios y otros temas.

A pesar de que la OMC ha oído con anterioridad ese tipo de amenazas y ha desestimado otros intentos por montar manifestaciones similares en reuniones anteriores, la de Seattle parece probable que será mayor en volumen y alcance.

Todo comenzó a intensificarse la semana pasada cuando más de 1.100 grupos de intereses públicos de 87 países diferentes dieron a conocer una solicitud a Capitol Hill en la que pedían que se detuvieran los planes de la nueva ronda. El énfasis se ha desplazado ahora a la acción directa y los esfuerzos que garanticen que la campaña logre transmitir un mensaje importante.

Podríamos estar buscando formas creativas y dramáticas para hacerlo. Sin embargo, el objetivo todo el tiempo es hacer llegar una crítica real a la OMC , dijo Mike Dolan, director de campo de la Citizens Trade Campaign, y una fuerza motriz detrás de los preparativos.

Estamos preparando un caso a favor del comercio justo , dijo, y exigió que, en lugar de extender los poderes de la OMC, la organización debería realizar un una revisión interna de la repercusión de sus actividades hasta la fecha.

El problema con la OMC, sostiene el activista, es que no es elegida e, inexplicablemente, tiene el poder de socavar las leyes internas de los países que protegen el trabajo y el medio de la explotación. Sin embargo, la OMC insiste en que simplemente la organización lleva adelante los deseos de sus estados miembros.

El mensaje de los activistas parece haber encontrado terreno fértil en Seattle. La ciudad fue seleccionada para albergar las conversaciones por su largo compromiso con el comercio. Es el hogar de Boeing y Microsoft, dos de los mayores exportadores de Estados Unidos, y vende una gran cantidad de productos agrícolas en el extranjero.

Es, también, la base de un altamente desarrollado movimiento de activistas sociales que ha estado explotando hábilmente el Internet y otros medios para poner en marcha un festival de oposición .

Una coalición de grupos contrarios al comercio se apoderó de un enorme espacio de oficinas cercano al centro de convenciones donde tendrá lugar la cumbre ministerial. Desde allí se está contactando a grupos que van desde iglesias hasta activistas contra el sida.

El punto culminante será la enorme manifestación y marcha programados para el día 30 de noviembre.

No obstante, muchos de los grupos no gubernamentales se las han arreglado para lograr acreditación para el evento principal. Esto le permitirá a sus representantes cierto acceso directo a los 5.000 funcionarios oficiales que están programados para participar.

Pero mientras muchas de las organizaciones participantes, de naturaleza radical, pudieran resultar aptas para atraer la atención de los medios, en la práctica la mayoría de ellas son grupos pequeños y marginales que durante mucho tiempo han sido críticos de la OMC.

El aspecto peculiar de los planes de protesta contra los encuentros de Seattle es que están siendo respaldados por otras organizaciones de base muchos mayores, incluyendo los grupos principales de consumidores y los ambientalistas, además del muy bien organizado movimiento obrero de Estados Unidos.

El viernes pasado, cerca de 60 líderes de grupos laborales se reunieron en Seattle para analizar la logística de su propia campaña.

La AFL-CIO, la principal federación nacional de trabajadores estadounidense, ha indicado que hasta unos 15.000 de sus miembros podrían participar en las demostraciones.

Algunos sindicatos grandes que han estado involucrados por largo tiempo en asuntos de comercio ya reservaron cientos de habitaciones en los hoteles.

Queremos hacerles llegar un mensaje enérgico , dijo Chuck Harple, un alto ejecutivo de Teamsters. El comportamiento de esta administración con relación al comercio] es espantoso. No nos hacen caso y nos llama a nosotros un manojo de payasos, o proteccionistas, y tenemos necesidad de hacer que nos pongan atención y nos oigan .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.