CONSTRUCCIÓN, UN GRAN EMPLEADOR FRENADO

CONSTRUCCIÓN, UN GRAN EMPLEADOR FRENADO

La construcción ha sido considerado como un sector intensivo en generación de mano de obra, sin embargo la caída permanente que ha experimentado la actividad desde mediados de 1995, ha estado acompañada de una disminución significativa en las plazas de trabajo que genera.

23 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

En sus mejores épocas, es decir durante el boom que se vivió en esta industria entre 1994 y 1995, el sector llegó a emplear casi 450.000 personas, cifra que se ha reducido aproximadamente en un 40 por ciento, pues hoy el sector emplea solo a unos 280.000 colombianos.

Estudios realizados por la Cámara Colombiana de la Construcción indican que el impacto de la crisis del sector sobre el empleo ha sido significativo. Se estima que la generación de puestos de trabajo en la industria cayó en un 22 por ciento desde 1996.

La calidad del empleo en el sector también se ha visto bastante perjudicada ya que en los últimos dos años el subempleo en la construcción pasó de un 18 por ciento a un 60 por ciento.

Se trata de empleados que no pudieron ubicarse permanentemente, debido a la parálisis e inestabilidad en las obras, y que solamente consiguen trabajos parciales por algunos meses o días.

Durante el último año la caída se ha seguido incrementando a un ritmo acelerado. Según datos del Dane, la industria de la construcción ocupaba unas 343.000 personas en el primer trimestre del año pasado; al mismo periodo de 1999, los empleos en este sector habían caído a 283.000, es decir se fácilmente se perdieron unos 60.000 plazas.

Lo anterior da cuenta de una caída durante el periodo mencionado del 17 por ciento en el empleo del sector.

Un comportamiento similar ha tenido el general de la industria, donde la caída del empleo en el periodo mencionado fue 15 por ciento.

La mayor parte de los empleos en la construcción están centrados en hombres (266.00 de 283.000 en total) y en personal de baja calificación, que difícilmente logra ubicarse en otras labores.

No obstante de tratarse en su mayoría de mano de obra no calificada, el ingreso promedio real en dicho sector se estimó para 1998 alrededor de 350.000 pesos mensuales, cifra superior al salario mínimo para este año pasado que ascendía a 203.826 pesos.

Con los proyectos previstos para este año, con los recursos para el plan de subsidios de vivienda, el gobierno estima que se podrán generar entre 80.000 y 100.000 nuevos empleos.

Sin embargo, la creación de más puestos de trabajo en esta actividad dependerá en gran medida de la definición del sistema de financiación de vivienda, que permita reactivar la demanda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.