EL FIN DE MILENIO NO ES COMO LO PINTAN

EL FIN DE MILENIO NO ES COMO LO PINTAN

Para esta semana están anunciados dos fenómenos naturales que han generado una serie de teorías y de profecías con respecto a su influencia en la vida de la Tierra: el último eclipse total de Sol del milenio y la configuración de una cruz cósmica entre los planetas del sistema solar. (VER INFOGRAFIA: EL ESPECTACULO REAL DE 1999)

10 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

De la misma forma, recientemente han sido emitidos por algunos medios de comunicación una secuencia de programas advirtiendo sobre supuestas profecías mayas (que contienen afirmaciones tan infortunadas y alarmistas sobre diversos tópicos astronómicos) que han terminado por generar preocupación entre algunos sectores de la población.

Divulgaciones irresponsables de esta clase de hechos pueden terminar llevando a personas con crisis espirituales y psicológicas a estados de desesperación y autoconvencimiento muy similares a los que sufrieron 39 personas pertenecientes a la secta La Puerta del Cielo, que en marzo 25 de 1997, con la aparición del cometa Hale-Bopp, cometieron un suicidio en masa.

El temor popular hacia los desastres naturales, trastornos políticos, cambios de personalidad y otros fenómenos se ve especialmente reflejado en aquellos años de cambio de centuria o de milenio. La Europa medieval vivió un período de auténtico terror gracias a todos los anuncios apocalípticos que algunos avivatos difundieron entre la gente menos ilustrada (que en aquellos tiempos eran muchos) en los años que precedieron al año 1000.

Se decía que el juicio final llegaría en dicho año por el sólo hecho de cumplirse el primer milenio del nacimiento de Jesucristo. Por supuesto, esto representaba para los creyentes cristianos el advenimiento de una época saturada de todo tipo de catástrofes terribles: inundaciones, sequías, terremotos y guerras.

Resultó que el Apocalipsis no llegó en el año 1000 y la cuota de desastres que, querámoslo o no, han sido una constante en nuestro desarrollo histórico fue similar a la de los años anteriores y a los que vendrían después.

Esta lección de historia parecería no existir para aquellos que hoy día, basados en la aparición de ciertos fenómenos naturales (por ejemplo el eclipse y la conformación de la cruz cósmica), proclaman el próximo fin del mundo.

El desarrollo vertiginoso de la ciencia y la tecnología en las últimas centurias (que cabría esperar, desembocaría en una visión realista y seria de la naturaleza por parte de la mayoría de la población), tristemente no se ha visto.

Eclipses y cruces cósmicas Es muy cierto que habrá eclipse total de Sol el día 11 de agosto de 1999. Lamentablemente no será visible en Colombia, pero millones de personas ubicadas en amplios sectores de Europa y Asia tendrán la oportunidad de verlo.

Pero igualmente, es cierto que los eclipses no son fenómenos extraños: cada año hay mínimo dos y máximo siete eclipses de Sol y de Luna. Lo que ocurre es que no siempre son visibles desde un mismo lugar de la superficie de la Tierra.

También se ha hablado mucho de la formación de una cruz cósmica para la época de dicho eclipse, que personas con imaginación calenturienta tratan de hacer ver como un anuncio de sucesos terribles que acaecerán en la Tierra.

A mediados del mes de agosto la posición de algunos planetas dará lugar a una configuración casual que a algunos les recuerda a una cruz (aunque otras personas ven un rombo, o una equis).

No es que desde la Tierra podamos observar en el cielo una figura en forma de cruz formada por los planetas (como cuando uno observa las cuatro estrellas más brillantes de la constelación de la Cruz del Sur). De hecho, la supuesta cruz sólo podría verla un observador hipotético situado por encima o por debajo del plano que contiene las órbitas de los planetas del sistema solar que estuviese ubicado al menos a 30 veces la distancia que hay de la Tierra al Sol.

Qué importancia tiene este fenómeno? Desde el punto de vista astronómico, ninguna. Con nueve planetas alrededor del Sol, cada uno con una frecuencia particular, es inevitable que al cabo de unos pocos meses se formen cruces cósmicas entre los planetas.

En la formación de la supuesta cruz de agosto intervienen el Sol, la Luna y todos los planetas, salvo Mercurio, Neptuno y Plutón. Y no se trata de una cruz perfecta ni mucho menos. Ni tampoco son equidistantes sus brazos. Hay que tener algo de imaginación para detallarla.

Constituye una mentira, como han dicho ciertos astrólogos, el que se diga que dicha cruz es perfecta y que sea algo sin precedentes en la historia .

En otras palabras, la alineación de algunos planetas a mediados del mes de agosto no tiene un significado astronómico relevante que pueda merecer la atención de los hombres de ciencia.

Aquellos que no aprenden de la historia están condenados a repetirla. Bien valdría la pena pensar en lo que ocurrió a la llegada del año 1000 con aquellos ingenuos que creyeron en falsos profetas y adivinos que por temor a la inminente destrucción prefirieron vender sus bienes o atentaron contra sus propias vidas.

Mil años después, nos sorprendemos ante semejante derroche de ingenuidad y misticismo. Será que hoy por hoy, con las actitudes alarmistas mostradas por algunos cuantos les estamos dando motivo a las personas que vivirán dentro de mil años para que nos vean como una sociedad atrasada e inculta? *Astrónomo del Observatorio Astronómico Nacional.

FOTO UN JUDIO ultraortodoxo se prueba un par de lentes, diseñados para ver con seguridad el eclipse. Todo parece indicar que se preocupa más por su salud visual que por el fin del mundo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.