Secciones
Síguenos en:
EL VIEJO PUENTE

EL VIEJO PUENTE

La historia sobre el viejo puente Eduardo Santos, comunmente conocido como Puente sobre el río Guatiquía , es casi por completo, la cálida vivencia de la capital del departamento del Meta.

Entremezclados con su pesada estructura, se confunden los desvelos, las intrigas, los aciertos y desaciertos, que darían a Villavicencio el sumum de su propio desarrollo. Ha sido pues, síntesis de valor, de empeño y de resistencia a los duros embates del abandono. Este puente, es más que un símbolo al heroísmo y al martirio de quienes pesada y dolorosamente ofrendaban sus vidas al insaciable río tras las actividades comerciales, agrícolas y pecuarias de entonces.

Planteada, en reciente reunión, la discusión sobre el verdadero nombre del puente, se me propuso resolverla a partir de la presunción de que por alguna disposición gubernamental este se llamaba Jorge T. Flórez y no Eduardo Santos. Empecé a revisar, página por página desde 1932, los archivos del Concejo de Villavicencio.

Entre amarillentos acuerdos cuya tinta se ha conservado bajo la sombra de sus propios años, pude hallar uno revelador, que daba cuenta del homenaje que se le prodigó en vida a Jorge Tulio, y que por cierto, desvirtúa la hipótesis de que el puente sobre el río Guatiquía lleve su nombre.

Jorge T. era hijo del médico Jorge Isaac Flórez y Betulia Ortiz. Ejerció discretamente la medicina y la odontología en su botica, ubicada en el centro de Villavicencio, en medio de los consultorios de los médicos Jorge Sabogal Hurtado y Uladislao Prieto.

Toda una lección de lealtad y aprecio por Villavicencio, fue la labor desarrollada por Jorge T. Flórez, representante a la Cámara por la intendencia del Meta y Cundinamarca, durante la legislatura de 1937 a 1939, en pos de lograr la aprobación de la ley que ordenaba la construcción del puente sobre el río Guatiquía.

En junio 22 de 1943, tiempo después de la inauguración del puente, el Concejo de Villavicencio, presidido por Manuel Calle Lombana, expidió un acuerdo mediante el cual pretendía perpetuar en la conciencia de las nuevas generaciones, la gestión liderada por Jorge T. Flórez. Este reconocimiento, hoy olvidado y condenado a una muerte aparente en los archivos del Concejo, se extendía al nombre de la avenida que de la carretera Bogotá-Villavicencio conduce al puente Eduardo Santos, la cual se denomina Avenida Jorge T. Flórez .

En el extremo sur del puente, se colocó entonces una placa de bronce, hoy desaparecida, que a la letra decía: Al Dr. Jorge T. Flórez, autor de la ley que ordenó la construcción de este puente. Villavicencio Agradecido .

Estos son los signos visibles del homenaje que después de 56 años, recién conocemos; pero, que en razón de su importancia estamos en la obligación de rescatar y divulgar.

En la memoria de los llaneros que hemos tenido la fortuna de utilizar regularmente el puente Eduardo Santos, quedan muchos recuerdos que se han ido diluyendo en la medida que Villavicencio se transforma.

Esa matriz histórica ya precaria en sus elementos materiales, se hace cada día más distante. Para unos, símbolo de progreso; para otros, sinónimo de paseo, de trabajo o defección. Emociones difíciles de transmitir a quienes hoy tenemos la posibilidad de transitar cómodamente por el puente nuevo, sin la sentencia perentoria, sin la sentencia perentoria de desaparición, posible situación ante la cual elevamos voces de alerta.

Sencilla y en tono menor, la resistente estructura del puente Eduardo Santos, recorre el siglo amparada en la impronta de Jorge T. Flórez.

*Directora de la Corporación Cultural Municipal de Villavicencio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.