POLÉMICA TRAS ASESINATO DE REINSERTADO DE LOS ESPERANZADOS

POLÉMICA TRAS ASESINATO DE REINSERTADO DE LOS ESPERANZADOS

José Nemesio Quintero, asesinado el sábado pasado presuntamente por grupos paramilitares en Cúcuta (Norte de Santander), se quedó esperando los pasajes aéreos que le permitirían superar la situación de riesgo en la que se encontraba.

23 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Desde hacía un mes, Quintero desmovilizado del Epl había puesto en conocimiento de la Oficina de Reinserción de esa ciudad las amenazas de las que estaba siendo objeto, con el fin de que le ayudaran a salir de allí y ubicarse en otra región, mientras cesaban las intimidaciones contra él.

Carlos Franco, vocero nacional de Esperanza, Paz y Libertad, organización que surgió luego de la desmovilización del Epl el 15 de febrero de 1991, responsabilizó a Fernando Medellín, gerente de la Red de Solidaridad Social, del bloqueo administrativo que impidió que a Quintero se le situaran los pasajes a tiempo.

El doctor Medellín le tiene un bloqueo administrativo al Programa de Reinserción, lo que impidió que los pasajes fueran expedidos con prontitud. Ha sido diligente al tomar los recursos de Reinserción para su Red de Solidaridad, pero no lo ha sido para atender prioritariamente los problemas de seguridad de los desmovilizados ni las situaciones de desplazamiento a la que se están viendo forzados , asegura Franco.

Medellín sale en su defensa. Asegura que, en efecto, Quintero había solicitado desde agosto pasado ayuda a Reinserción para salir de Cúcuta, pero que está no le había sido suministrada, pues esa oficina dejó agotar el fondo destinado para los pasajes aéreos, lo que ocasionó que iniciara los trámites para un nuevo convenio con las aerolíneas, lo que tiene un trámite dispendioso.

La plata se había agotado y Reinserción no le había solicitado a la Red, con tiempo suficiente, renovación o nuevos convenios , dice el gerente de la Red y explica: A mi despacho enviaron tal solicitud el primero de septiembre y el 7 de septiembre ya había salido la autorización, es decir demoró solo siete días en mi oficina. Desde esa fecha la tenía Reinserción y este lunes me llegó el convenio para mi firma, con el fin de realizar los desembolsos , asegura.

Es decir, y según el relato de Medellín, que aún Reinserción no habría girado todavía los pasajes, pues apenas el convenio está para la firma.

Medellín y Franco tienen parte de la razón. El primero dice que no se puede perder de vista que los responsables de la actual situación son quienes empuñan armas y se sienten con el derecho de determinar quién vive o quién muere. El segundo anota que la situación de amenaza por la que atraviesan los reinsertados requieren de un aparato que evite trámites burocráticos que, como en este caso, resultan mortales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.