SOBREVIVIENDO FUERA DEL PAÍS

SOBREVIVIENDO FUERA DEL PAÍS

Que le roben el salario por ser un trabajador ilegal en Argentina, que sea víctima de manifestaciones de racismo en Suecia o Canadá o que tenga que pagar 620 dólares por el alquiler de un cuarto en Los Angeles (EU) son parte de los costos que tiene que pagar un colombiano cuando decide irse a vivir al exterior.

05 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Y es que el perfil de quienes se van del país tratando de huirle a la crisis actual no encaja, en su mayoría, con la imagen de los empresarios prósperos o los inversionistas que intentan salvar su capital en un país foráneo.

Al contrario, son personas comunes y corrientes en busca de empleo, estudio o simplemente una mejor calidad de vida, pero que pocas veces pueden constatar en realidad que todo eso sea posible, sin primero pagar un costo humano considerable.

La mayoría de colombianos emigra hacia Estados Unidos. Según cifras de la oficina de extranjería del Das, de los 1 093.147 colombianos que salieron el año pasado del país, 494.356 tenían ese país como destino, especialmente las ciudades de Miami y Nueva York.

Calcular el número exacto de compatriotas que viven en esa nación actualmente es imposible, por las condiciones de ilegalidad en que lo hace la mayoría de ellos. Como cifra aproximada, The Miami Herald dice que son un millón y medio de hombres y mujeres quienes diariamente se enfrentan a las trabas que el gobierno pretende crear para impedir su estadía permanente.

Aunque existen alrededor de 40 tipos de visas para irse a Estados Unidos, cada una tiene una destinación específica (HYPERLINK\ l J visa de estudiante,HYPERLINK\ l E/H/L visa de inversionista, HYPERLINK\ l B-1/B-2 visa de negocios, vHYPERLINK\ l I isa de periodista,HYPERLINK\ l E/H/L HYPERLINK\ l B-1/B-2 visa de turismo, entre otrasHYPERLINK\ l Visa negada ) y los oficiales consulares se encargan de no otorgarla a quien no demuestre que tiene suficientes motivos para regresar a Colombia.

Ninguna de estas visas permite vivir legalmente en Estados Unidos ni siquiera las múltiples con vigencia de cinco años, porque al entrar a ese país el Servicio de Inmigración y Nacionalización determina por cuánto tiempo alguien puede permanecer allá. La verdad es que la gran mayoría de personas decide transgredir esta norma.

Llegué con visa de turista a Los Angeles, por eso solo podía permanecer tres meses en el país. Cuando decidí quedarme hice lo de todos los ilegales: conseguí papeles falsos para poder trabajar. Generalmente las empresas saben que somos ilegales, pero piden esos documentos por si cae la migra , relata Ana María Sierra, diseñadora de interiores que abandonó el país hace un año.

Según ella, trabajar en esas condiciones presenta desventajas como ganar 5,75 dólares la hora, lo cual está por debajo del salario mínimo legal en Estados Unidos y tener que recurrir al típico empleo para limpiar mesas, trapear pisos o ser obrera de alguna fábrica.

Saber inglés Quienes llegan aquí con visa de turista y sin el idioma, se encuentran con barreras iguales o peores, diría yo, que en nuestro país. Cuando más pueden conseguir empleo en restaurantes, cuidando niños, o haciendo aseo. Pero legalizar su situación y conseguir un permiso de trabajo es muy, pero muy difícil , afirma María Eugenia Villa, del Consulado de Colombia en Nueva York.

Carlos Torres vive desde hace cinco años con su esposa y su pequeña hija en Nueva York como residente, gracias a que la madre de los dos vivían allá y los pidieron. Buena parte de este tiempo ha tenido que repartir periódico para ganarse la vida y, a veces, lavar baños de hospitales. A las dos de la mañana me tengo que levantar para ir a recoger los periódicos que reparto entre las tres y las seis de la mañana , dice.

El es fotógrafo y su esposa periodista, pero las posibilidades de desempeñarse como profesionales son sido muy pocas, en especial por la barrera del idioma y también por el estigma de ser latinos.

Todas las personas que emigran a E.U. coinciden en aconsejar a aquellos que tienen en la mira serlo que es mejor aprender algunos oficios por ejemplo jardinería, peluquería e incluso dar clases de baile que permitan sobrevivir, antes que aspirar a un cargo profesional, especialmente si no se domina el idioma.

También debe tenerse en cuenta que la realidad cambia de estado a estado en E.U. Si la decisión es vivir en ciudades grandes como Los Angeles, por ejemplo, se debe tener en cuenta que la vivienda es muy costosa y es imposible sobrevivir sin carro, así que es mejor llegar con algunos ahorros y asegurar estos dos aspectos por lo menos.

Lo mismo sucede en Nueva York, donde un arriendo de una casa modesta no baja de 1.000 dólares. En estas dos ciudades además está el inconveniente de que viven muchos latinos, lo cual impide aprender rápida y fácilmente el inglés.

Mientras tanto, en Miami el destino preferido por los nacionales para establecerse las mayores oportunidades de trabajo se encuentran cuidando niños (por lo cual pagan unos 300 dólares a la semana). También es relativamente fácil conseguir puestos en cafeterías y restaurantes atendiendo mesas o lavando pisos y platos.

Otros destinos España es el segundo destino que escogen los colombianos para emigrar. Según cifras del gobierno español, el año pasado residían 610.000 extranjeros en España, de los cuales el 18 por ciento proviene de países latinoamericanos. Esto sin contar con los inmigrantes ilegales, cuyo número se calcula entre 80.000 y 200.000 personas.

Pilar Castro, una publicista de 30 años, viajó el año pasado a España para estudiar un posgrado y después tratar de encontrar algún trabajo. Me he presentado a un par de trabajos interesantes y solamente en uno me han dicho en la cara que no porque soy colombiana. Allí, como en muchos lugares del mundo la mayoría de las cosas funcionan por palanca y si no conoces a nadie estás frito .

El cónsul de Colombia me dijo la semana pasada, dándome un par de golpes en la espalda, que estaba muy complicado conseguir papeles para quedarme , asegura.

También en otros países de habla española la situación es complicada. Angela Castro, una colombiana que se radicó en Argentina hace más de dos años, ha tenido 19 domicilios distintos en ese tiempo y relata cómo antes de conseguir el documento nacional de identidad tuvo que aguantarse que su jefe le robara los 2.000 dólares que había ganado por trabajar en un café y una discoteca, por ser ilegal.

Países que se han caracterizado por recibir a los inmigrantes, como Canadá, ya están haciendo todos los controles para restringir la entrada de extranjeros especialmente latinos que se quedan ilegales, aprovechando que ese país tiene una tasa de desempleo del 2 por ciento.

Según Ricardo Méndez, quien está estudiando inglés desde hace cinco meses allá, para buscar una oportunidad lo mejor es hacerlo al derecho y con la visa de residente, que se puede conseguir de las siguientes formas: ser hijo de canadienses, teniendo entre 350 y 450 millones de pesos para invertir, poseyendo habilidades que los canadienses deseen y que no haya nadie más o poca gente con ellas o casándose con una canadiense.

Si logras tu visa de residente puedes aspirar a muchas cosas siempre y cuando tengas buen inglés, homologues tu carrera (lo que implica estudiar nuevamente), estés dispuesto a empezar haciendo cualquier clase de trabajo mientras se consigue algo relacionado con lo tuyo y tengas la plata para mantenerte mientras te ubicas , asegura Ricardo.

Hay que ser un genio La situación en los países miembros de la comunidad europea es también cada vez más complicada para los latinos.

Carlos Fernando Huérfano, quien actualmente adelanta una maestría en Stuttgart, (Alemania) dice que incluso para él, en su condición de becado, ha sido difícil prolongar su estadía en ese país. Las posibilidades de legalizar la situación son mínimas para todos los inmigrantes que no pertenecen a países de la Comunidad Europea, no son asilados políticos o refugiados de guerra , comenta.

Según él, para conseguir una visa laboral, por ejemplo, la persona tiene que ser prácticamente un genio y demostrar que, según el promedio alemán, es sobrecalificada en su profesión .

Los inmigrantes legales hacen normalmente lo que muchos alemanes no harían: trabajan como recogedores de basura, aseadores, obreros en el área de la construcción o en restaurantes, mientras que los ilegales tienen que dedicarse a la prostitución o a trabajar en el campo recogiendo cosechas.

FOTOS: *HASTA EL 31 DE JULIO solo en Bogotá se expidieron 132.444 pasaportes frente a 162.813 de todo el año anterior. Los colombianos están en éxodo.

*La Litografía Sigifredo ideó este pasaporte para motivar a los colombianos a quedarse.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.