SIENTO QUE ME VAN A MATAR...

SIENTO QUE ME VAN A MATAR...

A Carlos Alberto Lugo, el primer testigo clave en la investigación por el magnicidio de Alvaro Gómez Hurtado, ayer lo despertó el miedo.

12 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Desde su último escondite, situación en la que se ha visto forzado a vivir en los últimos cuatro años, siguió por radio y televisión los pormenores de la audiencia pública a la que tuvieron que asistir, en calidad de acusados, dos de sus viejos amigos, a los que denunció como partícipes del crimen ocurrido el 2 de noviembre de 1995.

Nunca había sentido tanto miedo. Ni el día en que decidí colaborar con la justicia , dijo con voz de resignación a este diario.

Han sido agregó cuatro años de no poder dormir tranquilo, de incertidumbre, de soledad, de tristeza, de fricciones con el programa de protección de testigos y con el Gobierno. En fin, han sido cuatro años en que lo único que he esperado es el momento en que me maten. Eso es lo que siento . Y agregó: Pero qué carajo. También ha habido algo de felicidad, porque cumplí con la justicia .

Horas de angustia Su preocupación volvió a crecer cuando escuchó en la radio que el fiscal del caso había renunciado la noche del martes y que por eso no se iba a iniciar el juicio contra 12 de los 14 detenidos por el magnicidio, entre ellos Héctor Paul Flórez Martínez y Manuel Mariano Montero Pérez.

Estos dos hombres según reveló Lugo a la Fiscalía y volvió a recordar ayer tres días antes del magnicidio, en un parque de Sincelejo, lo invitaron a participar en el plan terrorista, a lo cual se negó.

El 2 de noviembre, cuando escuché la noticia de que habían matado al doctor Gómez se me estremeció todo el cuerpo. Yo me preguntaba por qué no hice algo para impedir su muerte, si sabía que lo iban a matar , recordó.

Y un día después de materializado el crimen, ellos mismos según Lugo le contaron, en un prostíbulo de la misma ciudad, los detalles de la ejecución del plan.

Recuerdo que entonces decidí colaborar con la justicia. Pero ojalá que estos cuatro años no hayan sido en vano, porque ya están diciendo que el fiscal renunció y que van a anular el juicio por ausencia de dos de los acusados , afirmó.

Pero Lugo volvió a tranquilizarse cuando le explicaron que la Fiscalía había nombrado a otro fiscal para la audiencia debido a que tenía que preservar la identidad del fiscal sin rostro que llevaba el proceso.

Más tarde se enteró que los dos ausentes en el juicio eran Gilberto Jaramillo Giraldo y Manuel Rodolfo Moreno. El primero fue rescatado en febrero pasado, en plena carretera, luego de rendir una declaración en Fusagasugá. El segundo se escapó hace dos semanas de la cárcel Modelo de Bogotá.

Lo cierto fue que ayer a las 9:30 de la mañana, en una sala del antiguo Tribunal Nacional, la jueza segunda especializada Lester María González Romero dio inicio a la audiencia pública.

Una vez la juez, el fiscal, el procurador, los abogados defensores y los procesados se saludaron entre sí, se dio comienzo al juicio que busca corroborar la veracidad de lo denunciado por Lugo y por otros testigos, como Emilio I .

Foto En una improvisada sala de audiencias del antiguo Tribunal Nacional, la justicia inició ayer el juicio a 12 de los 14 acusados por el caso Gómez. La vigilancia fue extrema.

Milton Díaz/EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.