MENSAJE DE URGENCIA.... Y DE CALMA

MENSAJE DE URGENCIA.... Y DE CALMA

Ya es bien conocido que la decisión de la Corte Constitucional de declarar inexequible el marco jurídico que dio vida y mantuvo vigente el sistema Upac por cerca de veintisiete años ha dejado a la financiación de vivienda y la actividad de la construcción en un limbo. Es un resultado que va en contravía de lo que necesita la economía colombiana en la actualidad.

21 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

La Corte tumbó el sistema pero le extendió un plazo de nueve meses para su agonía. Es lo que se ha llamado la constitucionalidad a plazos . Infortunadamente es previsible que en el término que tome la presentación y la aprobación de un nuevo sistema de financiación de vivienda, la construcción se paralice. Ninguna entidad va a otorgar créditos a los constructores, por buenos que sean sus proyectos, si no hay reglas de juego dentro de los cuales enmarcar esos préstamos. Esto es grave. Agudiza la recesión y limita las expectativas de generar empleo en el momento de la historia colombiana en que el desempleo ha llegado a su nivel más alto.

El Ministro de Hacienda ha anunciado que, muy rápidamente, en el curso de quince o veinte días, se presentará el respectivo proyecto de ley al Congreso. Y que esa presentación llevará un mensaje de urgencia. Eso está bien. Hay informaciones en el sentido de que la elaboración de ese proyecto está muy avanzada por cuanto el gobierno tenía listo un decreto para modificar los actuales esquemas de financiación de vivienda, que iba a promulgarse con base en la nueva ley financiera. Pero el tema no es sencillo y el ambiente está muy caldeado. Por lo mismo no puede esperarse que la discusión del proyecto de ley que finalmente se lleve al Congreso vaya a estar exenta de dificultades. Coincidirá, además, con la de los proyectos de ajuste fiscal y con la firma de la carta de intención con el Fondo Monetario Internacional lo cual va a complicar más las cosas.

Mientras entra en funcionamiento un nuevo sistema de financiación de vivienda lo más importante es que se minimicen los traumatismos que genera la incertidumbre. Los deudores tienen que seguir cancelando sus cuotas hipotecarias. Sería lamentable incitar al no-pago o la suspensión de los procesos jurídicos en los casos en los cuales el deudor ha estado en imposibilidad de cumplir con sus obligaciones. Porque en último término las entidades financieras se deben a sus depositantes y si no les responden se pone en riesgo mayor la salud de toda la economía, porque se profundizan tanto la crisis financiera como la recesión de la producción.

De todas maneras un problema grave de por sí, el de la situación de la deuda hipotecaria, se ha agravado más por lo cual las autoridades deberán estar vigilantes al comportamiento de depositantes y deudores para evitar complicaciones aún mayores, que bien podrían surgir.

* * * A todas estas, no debe pasar inadvertido el conflicto entre la Corte Constitucional y el Banco de la República, que obligó a esta última entidad a publicar en la prensa un aviso explicando la forma en la cual se había ceñido al fallo anterior de la Corte en el cual se estipulaba que la corrección monetaria debería expresarse en función de la inflación. El Banco ciertamente se ajustó a ese dictamen. Tanto que, para tranquilidad de los ahorradores, la corrección monetaria para el mes de octubre ya está fijada. La animadversión contra la Junta del Banco de la República no puede llevar al extramo de las reconvenciones inoportunas de la Corte, que van en desmedro de la confianza de los colombianos en las instituciones económicas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.