LA MALA HORA DE FARYD

LA MALA HORA DE FARYD

Cuando se acabó el Mundial de Francia, el arquero colombiano Faryd Mondragón tenía todo por delante. Había sido el mejor de la Selección y se preveía una lluvia de ofertas en Europa. Hoy, un año después, está desempleado.

07 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Mondragón, a quien la prensa argentina llamó Super-Faryd o Supermán cuando estuvo en Independiente de Avellaneda, trabaja en la sede campestre del Deportivo Cali bajo la mirada atenta de Carlos Portela, su padre futbolístico.

En Mondragón todo cambia. En nueve años ha pasado por ocho equipos. Ha ido a Paraguay, a Argentina, a España, y parecía instalarse en Italia. Pero no. Ni Javier Alvarez lo tuvo en cuenta para la Selección.

Está decepcionado por la forma en que el fútbol lo trata? Decepcionado? Por qué? Qué sucedió en estos días para estar con ese estado de ánimo? Simplemente, que usted está sin jugar...

Uno como futbolista debe adaptarse a ciertas situaciones. El fútbol tiene un entorno y por lo mismo se debe entender así sea para bien o para mal. Estoy analizando las propuestas de Brasil y Europa.

Lo que debe lamentar usted es que después de ser considerado uno de los mejores arqueros del Mundial de Francia esté entrenando en el Cali...

Digo y repito que el fútbol tiene sus cosas y quien vive de él, sabe cómo debe manejar todas las situaciones.

Se habló que usted tenía un pie en la Lazio...

Eso lo maneja mi empresario. El analiza las propuestas. Sé que se perdió tiempo porque nosotros dábamos lo de River Plate como un hecho, pero en el último momento se registró que el equipo argentino no pudo transferir a un jugador paraguayo y en ese lapso se perdieron dos semanas.

Le hubiese gustado ser nacionalizado en Argentina? No, para nada. Estoy orgulloso de ser colombiano.

En el momento de analizar las ofertas de trabajo, el factor económico es primordial? Analizo todo. Tengo 28 años y por ello debo ver aspectos como lo social, lo deportivo y lo cultural. Considero que, a esta edad, ya quemé esa etapa de estar yendo a cualquier lado. Por eso me he tomado mi tiempo. Muy pocos jugadores del mundo se pueden dar este lujo de tomarse el tiempo como lo estoy haciendo.

Usted ya está del otro lado en lo económico? No quiero contestar a esta pregunta.

Hagamos un cambio de frente. Por qué la prensa de Zaragoza lo atacó? Ella tuvo algo en mi contra que todavía no sé por qué se dio. Me tocó vivirla como le sucedió en su momento a José Luis Chilavert, Juan Barbas, Jorge Valdano o Gustavo López. Cada vez que llegaron les tocó afrontar una serie de inconvenientes por el simple hecho de ser suramericanos.

Cuál es su balance de su paso por ese club español? Positivo porque actuar en Europa siempre le deja a uno una gran experiencia. En seis meses jugué durante 18 partidos y en ellos adquirí madurez. Allá, el fútbol, es otra cosa y por ello quiero regresar.

Faryd, por qué lo califican de complicado en su forma de ser? Nunca he sido complicado ni nada por el estilo. Soy tímido. Esa es la palabra. Quien no me conoce, expresa que soy demasiado serio. Pero cuando tengo confianza me entrego mucho a las amistades. Me gustan las chanzas y hacer todas esas cosas que divierten a las personas. No soy un ogro ni nada que se le parezca.

Otro término con el que la gente lo llama a usted es: ahí va ese prepotente ...

Ja, ja, ja. Nunca, gracias a Dios, había escuchado esa calificación a mi proceder.

Por qué deja al final de sus campañas en los equipos, situaciones anormales? Por ejemplo, el presidente de Cerro Porteño, en su momento, dijo que Faryd dejó sin pagar una cuenta telefónica enorme ; en Independiente, Héctor Grondona, puntualizó que Mondragón después de perder con el equipo tenía la costumbre de asistir a un programa de humor ; y en Zaragoza quedó en el ambiente una frase: Faryd poco hizo por el club ...

Eso se presenta, simplemente, porque soy demasiado noble y con ello abusan.

Pocas personas saben que usted ayuda a la Fundación Carlos Portela, que está encargada de colaborarles a los niños que sufren de cáncer...

Esas son cosas privadas que hago por convicción y sentimiento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.