CAMBALACHES EN LA BIENAL

CAMBALACHES EN LA BIENAL

En la calle nada tiene precio. O todo vale nada. Igual usted puede cambiar un par de tenis nuevos por un balón. O unas gafas de sol por una cachucha. Con esta filosofía se concibió El Veloz. Un carrito esferado que recorrió durante un año las calles bogotanas cambiando aquí y allá todo tipo de objetos con un único fin: conformar el Museo de la Calle.

22 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Junto con El Veloz, funciona A toda mecha, una peluquería también ambulante en la que la gente se sienta y totalmente gratis tiene su corte de cabello a cambio de contar lo que quiera. Por eso, Carolina Caicedo, su fundadora, dice que la silla de un peluquero es lo más parecido al diván de un siquiatra, porque la gente se relaja y se confiesa a cambio de una peluquiada.

Los dos, son trabajos que se pueden observar como parte de la III Bienal de Venecia, que estará abierta hasta el próximo primero de Octubre, día en el que además se rifará El Veloz, entre aquellos que quieran continuar con su tradición recolectora. MAS INFORMACION/6A

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.