RESURGIR LATINO

Es frecuente la sorpresa por la elección de personajes inesperados para el Premio Nobel de Literatura, en tanto que candidatos de sobrados méritos como Borges, se murieron esperándolo. El pasado año, la primera reacción fue el consenso por la justeza de la decisión, al otorgarle la distinción a José Saramago. Muchos críticos lo consideraron un reconocimiento esperado.

13 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Mientras la opinión pública española se siente cada vez más abochornada cuando su Nobel Camilo José Cela sale con sus destempladas vulgaridades de erotismo senil, o cuando irrespeta la memoria de García Lorca por ejemplo, la imagen de modestia y laboriosidad de Saramago permiten centrar la controversia en el contenido de sus obras, como ocurrió con la versión alternativa del evangelio.

Por contraste con la parábola vital de Saramago, campesino migrante, trabajador de mecánica que ascendió a traductor y logró convertirse en escritor en un largo periplo de esfuerzo y lucha, los críticos suelen recordarle a Cela, cada vez que pueden, su pasado franquista. Con el premio de 1997, conferido a Dario Fo, escritor proscrito y encarcelado varias veces por sus críticas bufas a la prepotencia de los gobiernos, seguido en 1998 del primer Nobel a otorgado a un escritor de lengua portuguesa, se marca un hito para las lenguas romances.

La capacidad de penetración de Saramago en las profundidades de la sociología y el humismo, del individuo viviendo en sociedad en situaciones límites y la capacidad de hacer patente las más terribles y brutales tendencias de nuestra personalidad, lo coloca sin duda en el nivel del trabajo realizado por Cervantes con sus figuras paradigmáticas de Don Quijote y Sancho; y lo acercan a Dostoievsky en la profundidad de su descripción de la sicología individual en conflicto.

En su Ensayo sobre la ceguera Saramago narra el proceso de enceguecimiento progresivo de toda una sociedad por culpa de una epidemia y se adentra en las diferentes reacciones que ella trae: desde el aprovechado que roba al primer ciego para perder después su propia vista, hasta la pretensión del gobierno de que logrará limitar el problema encerrando en el aislamiento a quienes van encegueciendo.

La ceguera llega sin distinguir a médicos y pacientes, esposa legítima y amantes furtivas, gente de ambos sexos y de todas las edades. Hermanados en la oscuridad la sociedad, hombres y mujeres comienzan a reconstruir en la sombra los mismos procesos de dominación y abuso, concentración de los bienes y conformación de poderes fundados en los mismos mecanismos de intimidación que han operado a la luz.

La riqueza imaginativa y la fuerza narrativa de Saramago para hacernos percibir las cosas como las perciben los invidentes se asemeja a la excepcional muestra de ingenio que dio Patrick Sskind en El Perfume, para hacernos percibir en el olfato los diferentes perfumes, apoyados sólo en las características por él descritas.

La respuesta a la pasión en medio de la oscuridad y el gradual tejido de un nuevo entramado de relaciones entre los reclusos invidentes, conduce a la restauración de formas de abuso que sólo cesan cuando las mujeres, armadas precariamente, cobran con crudeza y rabia el abuso padecido. La escena sangrienta de la venganza por parte de las mujeres abusadas, marca el clímax de la obra.

Por contrapartida se va reconstituyendo la solidaridad para tratar de acceder al alimento que unos han acaparado, y sólo el amor permite a unos llegar hasta el final. Sin duda, lo medular de esta obra titánica de las letras lusitanas es la capacidad de mostrar que las grandezas y miserias de nuestra humana condición nos acompañan, sin importar la luz o la oscuridad.

*Profesor de las Universidades Nacional y Externado de Colombia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.