SE FUE LA COPA, SE FUE...

SE FUE LA COPA, SE FUE...

Tantas sensaciones juntas. Ya había terminado el juego aquí en Sao Paulo, en el Palestra Italia. Ya Cali había dejado la última gota de sudor en el campo. Palmeiras, en los 90 minutos finales de la Copa Libertadores había vencido 2-1. Ahora los dos equipos estaban en el azar de los penales.

17 de junio 1999 , 12:00 a.m.

Sí, tantas sensaciones juntas de esta final de titanes, de esta lucha a brazo partido. Y la Copa, la esquiva Copa Libertadores, parecía cerca. Recuerdan? Zinho, el brasileño, el número 11 a la espalda, se puso al lado del balón. Al frente, Dudamel, el arquero, con su mirada felina de ojos verdes y su cuerpo delgado y elástico.

Y resulta que el hombre golpeó con fuerza y la bola se fue directa al travesaño. Silencio en el estadio.

Se apagó la vocinglería, se apagó esa fábrica de pólvora que tenían los torcedores en el estadio, se apagó el ánimo en los edificios de al frente, se apagó también el grito estentóreo de la barra La Mancha Verde, la misma que no dejan entrar al estadio por peligroso. Silencio sepulcral.

Otra vez Palmeiras sumido en la derrota. Una caída tras otra. Y entonces hubo el primer penalti a favor de Cali. Dudamel, mirada felina de ojos verdes, colocó el balón lejos, muy lejos del alcance del arquero Marcos.

De nuevo silencio, y la Copa, maldita sea, la Copa estaba en Cali, en Siloé, en Juanchito, en el Distrito de Aguablanca. Seguro que iba a rodar durante muchos días aguardiente Blanco del Valle.

Palmeiras arrasador Era 1-0 en los penales. Y vienen a la cabeza más y más sensaciones juntas. El Palmeiras del primer tiempo arrasador y sus siete claras llegadas de gol contra dos de Cali.

Pero no, esa pelota se negaba a entrar. Las banderitas de los 32 mil aficionados que coparon el estadio ya estaban a media asta. Cali dueño de la Copa.

Y ese endemoniado segundo tiempo. Diablos, cómo hacía Cali para contener las fulgurantes entradas del lateral izquierdo Junior, el número 6 para más señas. No había poder humano que en la noche de ayer lo detuviera. Era su andar rápido y la lluvia de centros que llegaban plenos al cabeceador Oséas o a Paulo Nunes o a Zinho o a Rógeiro.

Tantas sensaciones juntas. Vendaval de Palmeiras, y Dudamel saque balones por arriba y por abajo.

Había regresado la pólvora y la algarabía. Minuto 11 del segundo tiempo, balazo de Paulo Nunes, y Dudamel la desvió. Y de pronto el minuto 17. Otra vez por la izquierda, Junior, confusión en al área caleña y una mano, la de Mosquera, que surge y el juez paraguayo Ubaldo Aquino que no duda. Es penalti.

La Copa, ahí Tantas sensaciones juntas. Segundos preciosos que pasan después de la falta. Evair que cobra y gol. Estallido de pólvora. Se iba a caer el estadio. Palmeiras, más cerca. Cali sin poder tocar. Con el solitario Bonilla a merced de la violencia de Baiano y el otro Junior, que se llama Roque.

Sí, pero la Copa estaba ahí de nuevo. Tres minutos después Bedoya entró solo al área rival. Ya iba camino de gol, una pierna que se cruzó y penalti.

Silencio. Había ocurrido un sismo en el estadio. Zapata, Martín, sí, el hombre de la afición por los gallos, no lo dudó un segundo. Metió un derechazo. Otra vez gol. Otra vez silencio. Los pocos colombianos con el bendito gol atragantado. Era mejor no celebrar. No retar al destino.

Tantas sensaciones juntas. Palmeiras, diablos, encima de nuevo. Junior, imparable. Oséas no perdía una bola aérea. Cali acorralado en su área. Pero era el dueño de la Copa.

Desespero rival. Baiano agitaba sus brazos para que no desfalleciera la torcida. Y llegó ese minuto 30. Arribo por la izquierda. Zinho, Junior, centro rasante y Oséas con su pierna derecha puso el triunfo y el suspenso.

Tantas sensaciones juntas. Había que ver ese Cali batiéndose como un león. Había que ver el lamento de Mosquera en su expulsión, la torcida ilusionada, los cambios de Cali, el ruido ensordecedor.

Quién entraaaaaa? , gritaba el columnista argentino Jorge Barraza. Cóóóóómo? , le devolvían la pregunta. No se oía. Era imposible acudir al vecino.

Maldita sea! Gaviria y Valencia ya estaban. Cali, atrás. Palmeiras tras el siguiente gol. Pero ya estaba cansado. Apenas atacaba con tres hombres, y así imposible. Nada que hacer: todo se iba para el azar de los penales.

Sí, tantas sensaciones juntas. Una vez más la imagen de los cobros. Ganaba Cali 1-0. Había desperdiciado Palmeiras. Fue Baiano a la pelota. Gol. Pasó Yepes. Convicción pegada fuerte y gol. Silencio total. La Copa de Cali. Turno para Rógeiro. Nada que hacer: la metió.

Entonces fue Bedoya. Se persignó, avanzó con pasos quedos, golpeó con su pierna izquierda, pero se atravesó un palo. No entró. Locura en la Palestra. Tres a tres.

Fue a patear Eller. Gol otra vez. Estallidos de pólvoras, bengalas de todos los colores. Le tocó a Zapata. Caminó Zapata. Uffffff ensordecedor caía de la tribuna. Marcos, el arquero, ahí parado. La Copa no era ni de Cali ni de Palmeiras.

Sí, igualados. Zapata, que casi siempre patea a la izquierda del arquero, cambió de ángulo. Y la bola, rebelde, se marchó fuera.

La Copa se había ido de Cali. Zapata se tomó el rostro. Cheché se quedó embutido en su gabán y luego aplaudió. En la otra orilla empezaron a celebrar. Y aún no terminan.

Minuto a minuto Primer Tiempo 6 Tiro de esquina para Palmeiras. Arce levanta y Oseas cabecea sólo, pero el balón se va por encima.

11 Se salvó el Cali. Paulo Nunes entra por la derecha y mete el centro. Alex se anticipa a Dudamel y cabecea desviado con el arco sólo.

22 Se volvió a salvar el Cali. Zinho, dentro del área, mete un remate cruzado. Junior estira la pierna, pero no alcanza a tocar el balón.

26 Otro centro de Paulo Nunes desde la derecha. Rogerio anticipa a Dudamel, que sale mal, pero el balón se va desviado.

27 Sale rápido el Cali. Betancourth habilita a Bonilla, que mete un puntazo que saca Marcos, abajo, al tiro de esquina.

31 Remate de Arley Betancourth de media distancia, a unos 35 metros del arco de Palmeiras. Marcos atrapa abajo.

32 Alex entra por la derecha y mete un centro rastrero. No alcanza a llegar Oseas, que se tira por el balón.

39 Bedoya le atraviesa el brazo a Alex, dentro del área. Parece penalti. El árbitro le saca amarilla al brasileño.

40 Cabezazo al palo de Zinho luego de un cobro del paraguayo Francisco Arce.

Segundo Tiempo 2 Roque Junior empuja a Bonilla dentro del área. También parece penalti. El árbitro deja seguir el juego.

11 Entra César Sampaio por la izquierda. El balón atraviesa el área y Paulo Nunes remata. Dudamel salva.

19 GOL (1-0) Penalti para Palmeiras. Mano de Yepes en los 5,50. Evair cobra el penalti abajo, a la derecha de Dudamel, que se tira al otro palo.

21 Remate de Córdoba que pasa pegado al palo derecho de Marcos.

24 GOL (1-1) Penalti a favor del Cali. Bedoya entra luego de un magistral pase de Betancourt y Junior Baiano lo baja. Martín Zapata dispara al centro del arco, con el borde externo del pie derecho.

28 Paulo Nunes remata desde la izquierda, en un ángulo muy cerrado. Tapa Dudamel.

30 GOL (2-1) Pelotazo a la izquierda para Junior, que entra sólo. Centro cruzado y Oseas remata en el área chica.

32 Vuelve a llegar Palmeiras. Paulo Nunes remata, la bola pega en un defensa y le queda a Euller, que remata desviado a siete metros del arco.

34 Expulsado Andrés Mosquera por pegarle de atrás a Oseas.

49 Expulsado Evair por pegarle un codazo a Gerardo Bedoya.

Palmeiras 2 Cali 1

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.