EPL PIDE SALIDA DE OBISPO

EPL PIDE SALIDA DE OBISPO

Le estamos exigiendo a la Iglesia que saque del área a los obispos de Tibú y Ocaña, José de Jesús Quintero y Jorge Berrío Zafra, para no tener encontronazos profundos .

20 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Con esta exigencia el comandante del frente Libardo Mora Toro, del Epl, fue liberado ayer monseñor Quintero, a quien acusan de estar inclinado en favor de los paramilitares, que ingresaron en el Catatumbo el pasado 29 de mayo y han asesinado hasta el momento unas 170 personas.

Pese a la clara amenaza del Epl, Quintero aseguro que no teme por su vida y que continuará en la diócesis de Tibú. Solo el Santo Padre puede decidir hasta cuándo continúo mi labor evangelizadora en Tibú. Mientras tanto, seguiré en la región como ciudadano y como religioso , dijo el obispo.

Para el prelado, las acusaciones del Epl en contra suya y del obispo de Ocaña, se debe a la polarización del conflicto en el que todos los que no son amigos de la guerrilla son tachados de paramilitares.

35 días de secuestro La liberación de monseñor Quintero se produjo hacia la una de la tarde, en un paraje del Catatumbo nortesantandereano, a hora y media de Tibú.

El Obispo fue secuestrado el pasado 15 de agosto, cuando regresaba de El Tarra, donde oficiaba la misa de Nuestra Señora de la Ascensión, patrona de ese municipio. El plagio se produjo a las 4 y 30 de la tarde, a 200 metros del corregimiento Filogringo, en jurisdicción de El Tarra.

Aunque en un principio se le atribuyó a la Coordinadora Guerrillera, días más tarde el Epl aseguró ser el autor del plagio.

En mi cautiverio celebré varias misas y les explique momentos de persecución a la Iglesia. Me dediqué al rezo y a la reflexión de los salmos, y me adapté a todas las condiciones para sobrevivir , contó el obispo minutos después de su liberación. Quintero pasó el cautiverio en un cambuche y, en cinco oportunidades, fue trasladado.

Caraballo con radio Con el plagio, el Epl consiguió tres objetivos: la visita de la comisión verificadora a la zona del Catatumbo; equipos de comunicación para su vocero oficial Francisco Caraballo , recluido en la cárcel de Itagí y un nuevo impulso a la imagen de esta agrupación subversiva.

Hacia las 5:30 de la tarde, Quintero, junto a la comisión de la Defensoría del Pueblo, la Cruz Roja Internacional y otras ONG, llegaron hasta Beltrania, a 3 kilómetros de Tibú, donde fueron recibidos por los feligreses.

A bordo del carro de bomberos y acompañado de unos 200 vehículos, el monseñor agitó la bandera blanca de la paz hasta el parque principal de Tibú. Entre vivas y aplausos, la comunidad respaldó la gestión de su obispo y se negó a dejarlo ir, a pesar de las exigencias del Epl.

De la comisión que facilitó la liberación del Obispo hacían parte el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Alberto Giraldo Jaramillo; Volmar Pérez Ortiz, defensor regional (e); Pascal Duport, de la Cruz Roja Internacional, y Antonio Picón, gerente de Fenalco Antioquia y miembro de la Comisión Facilitadora de Paz de ese departamento.

Tan pronto liberaron al obispo, monseñor Giraldo se reunió con el comandante del Libardo Mora Toro, del Epl, quien quería explicarle cuáles eran las razones por las que los obispos de Tibú y Ocaña fueron declarados personas no gratas para la subversión.

Frente a esas exigencias, el presidente de la Conferencia Episcopal prefirió guardar silencio.

No dependemos de la guerrilla A Monseñor José Agustín Valbuena, Obispo de Valledupar, la noticia de la liberación con vida de Monseñor Quintero le produjo gran alegría pero rechazó la orden del Epl de que se vaya de Tibú.

Los obispos dependemos del Papa, no de la guerrilla , afirmó el prelado y agregó que ningún obispo es vocero de ninguna de las facciones en conflicto. Es una grandiosa calumnia , dijo refiriéndose a las acusaciones del Epl sobre Quintero.

Para Valbuena lo que hacen los obispos y sacerdotes es construir la paz y el Evangelio y parece que a muchos de los actores del conflicto eso no les agrada. Además, afirmó que la Iglesia repudia no solo el secuestro de sus representantes sino el de cualquier civil.

En la historia de América Latina solo se conoce del asesinato de dos obispos: monseñor Jesús Emilio Jaramillo Monsalve, en octubre de 1989 por el frente Domingo Laín, del Eln, y a quien la iglesia le sigue un proceso de beatificación, y Monseñor Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.