NO HAY QUE ESTIGMATIZARLOS

NO HAY QUE ESTIGMATIZARLOS

El fenómeno de la población civil desplazada por la violencia ha afectado al departamento de Cundinamarca especialmente en los últimos tres años. Esta situación obedece principalmente al aumento de las acciones violentas por parte de grupos subversivos y paramilitares en otros departamentos del país.

04 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Cundinamarca está geoestratégicamente ubicada en el centro del país, en donde convergen todas las contradicciones que generan los desplazamientos como las masacres, la concentración de tierras, los continuos atentados a los Derechos Humanos, entre otros. Sin embargo, el fenómeno del desplazamiento se mantiene en niveles muy bajos, con excepción del municipio de Soacha.

En esta localidad las cifras son aún indeterminadas en razón a que las personas verdaderamente afectadas por esta situación prefieren pasar inadvertidas y ubicarse clandestinamente, especialmente en sectores marginales, por encontrar allí una mayor aceptación.

Por su parte, los alcaldes manejan localmente el tema a través de los Comités Locales de Atención, de acuerdo con la Ley 387 de 1997 y a las instrucciones permanentes del Gobierno departamental.

Las autoridades nacionales reiteran que el fenómeno de los desplazados debe manejarse sin estigmatizar a la comunidad, lo cual dificulta aún mas la cuantificación real del fenómeno.

La atención a este tipo de eventos está a cargo de la Red de Solidaridad Social, anteriormente la competencia estaba en la Unidad de Derechos Humanos del Ministerio del Interior.

Los municipios más afectados de acuerdo con el sondeo realizado por la Secretaría de Gobierno de Cundinamarca, a través de la Dirección de Orden Público y Convivencia Ciudadana, son Soacha el mayor de todos, San Juan de Rioseco, Facatativá, Zipaquirá, Funza y Girardot, los cuales presentan niveles mínimos.

El número de personas desplazadas por este fenómeno no ha sido cuantificado realmente. Prevalece el temor a la retaliación y a la estigmatización.

El fenómeno del desplazamiento puede darse en dos sentidos, como expulsores o como receptores y en Cundinamarca, gracias a la gestión realizada para mantener la presencia del Estado con obras de infraestructura y de mejoramiento de la calidad de vida, se han evitado los potenciales éxodos a otros municipios o departamentos, por lo cual no puede catalogarse como departamento expulsor.

(*)Secretario de Gobierno de Cundinamarca

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.