TEATRIDANZA Y LOS MUÑECOS BAILARINES

TEATRIDANZA Y LOS MUÑECOS BAILARINES

Ligia, Alfonso y Roberto se vuelven niños cuando hablan de su trabajo. Entonces no solo se refieren a las ganas de hacer cosas sino que van contando una a una las aventuras que sueñan y que han ido convirtiendo en realidad. Como cuando decidieron empacar sus muñecos y emprender el primer recorrido por Suramérica, hace 6 años, viajaron como locos y sin tener idea de los lugares a los que iban a llegar en cada país.

20 de septiembre 1999 , 12:00 a.m.

El viaje es una escuela porque se presenta el trabajo, se habla con otros artistas, se intercambian propuestas y se conocen diferentes culturas , dice Roberto Antonio Nieto. Y la aventura les gustó tanto que durante dos años estuvieron visitando ciudades y pueblos de Venezuela, Ecuador y Perú. Este año, para completar la travesía, desde enero se le midieron a visitar Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay.

Pero más allá del simple paseo enriquecedor, en la mente de los integrantes de Teatridanza hay una idea fija: la de crear un circuito para que las agrupaciones de títeres del continente puedan aventurarse como ellos a llevar sus trabajos a otros lugares, sabiendo a dónde dirigirse, dónde alojarse y en que posibles salas o lugares presentarse. El muñeco no tiene fronteras y llega a todos los públicos , afirma Ligia Cortés y ese es el argumento del que se agarra para demostrar que la idea tiene mucho de cuerda.

Y como para Teatridanza no importan solo las historias sino la manera de contarlas: Porque el público infantil es el más difícil de todos, es el que no miente, y que cuando encuentra algo que le gusta se entrega y cuando no le gusta se sale de la sala , ellos han investigado otras formas de mostrar su trabajo. Usando muñecos hechos con estropajo y cosidos a las piernas de los actores o a sus torsos, los artistas crean una especie de danza en la que el adiestramiento hace que los pies de los actores funcionen como si fueran manos.

Aeioa es su trabajo reciente, con el que hicieron el último viaje. Se trata de una pieza que busca rescatar lo positivo de la vida y que nació justamente de observar la tierra, la gente y las costumbres del continente. La idea del circuito les sigue rondando, para eso empezarán a hace efectivos los contactos que a lo largo de sus 7 años de funcionamiento han hecho.

Foto: Archivo particular TEATRIDANZA cuenta historias para niños pero usando técnicas novedosas, como la de coserse los muñecos al cuerpo para dar otro tipo de movimientos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.