EL MUNDO PARECE DARLE LA ESPALDA A TIMOR ORIENTAL

EL MUNDO PARECE DARLE LA ESPALDA A TIMOR ORIENTAL

A pesar de que las masacres indiscriminadas contra la población civil continúan, los saqueos son generalizados y se ha puesto en marcha de un sistema de deportaciones masivas contra los partidarios de la independencia, las posibilidades de una intervención internacional para proteger al pueblo de Timor Oriental se redujeron ayer considerablemente.

08 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

El presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, el holandés Peter van Walsum, declaró que ninguno de los 15 miembros de este cuerpo está dispuesto a dar luz verde a una intervención en Timor Oriental sin el consentimiento de Indonesia, país que invadió y luego se anexó esta ex colonia portuguesa en 1975 y 1976, respectivamente.

En Washington, el portavoz del Pentágono, Kenneth Bacon, señaló que Estados Unidos no tenía planes inmediatos para participar en una fuerza de paz en Timor Oriental y manifestó su esperanza de que los militares indonesios restablezcan el orden subrayando que hay algunos signos en este sentido.

Sin embargo, los reportes desde el lugar de los hechos indican otra cosa. A parte de que Dili, la capital, ha sido saqueada, quemada y convertida en una ciudad fantasma por los paramilitares pro indonesios, la Cruz Roja informó que sólo ayer cerca de 60.000 timorenses partidarios de la independencia fueron deportados.

La mayoría fueron transportados en camiones a Timor Occidental o en barcos de la marina a Java, en lo que observadores extranjeros han denunciado como un detallado plan de limpieza política al estilo de Bosnia o Kosovo que abarcaría a más de 300.000 personas.

En manos de Yakarta La única esperanza para los habitantes de Timor Oriental es que una comisión de cinco países enviada a Yakarta por el Consejo de Seguridad logre convencer al gobierno indonesio de la necesidad de una fuerza multinacional de paz. Algo muy poco probable. De hecho ayer el general Wiranto, ministro de Defensa, jefe de las Fuerzas Armadas y hombre fuerte del régimen indonesio, declaró: Indonesia no precisa ninguna intervención militar extranjera en Timor Oriental porque disponemos de toda la capacidad para enmendar la situación .

No menos de 300 personas han muerto a manos de grupos paramilitares pro-indonesios que actúan con la complicidad de las Fuerzas Armadas indonesias desde el pasado 30 de agosto, cuando el 78,5 por ciento de los timorenses habilitados para votar lo hizo a favor de la independencia total de Indonesia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.