OSCURO PANORAMA DE SALUD EN EL CHOCÓ

OSCURO PANORAMA DE SALUD EN EL CHOCÓ

Una ambulancia acuática de 100 millones de pesos destinada a llevar servicios médicos a las poblaciones más alejadas del Chocó se pudrió, y no precisamente por la inclemencia del clima sino por falta de uso.

08 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

La moderna lancha, enviada por el Ministerio de Salud, nunca cumplió su cometido y desde hace tres años se está pudriendo en la sede de Malaria en Quibdó porque no pasó las pruebas de navegabilidad que se le hicieron en el río Atrato.

Esta es solo una de las perlas que conforman el rosario de irregularidades encontradas por la Contraloría General de la República tras una auditoria hecha al Departamento Administrativo de Salud del Chocó (Dasalud).

El estudio dejó al descubierto nóminas paralelas, desviación de recursos, robo de medicamentos e insumos hospitalarios y uso indebido de carnés de salud, entre otros.

Entre los datos que sorprendieron a los investigadores se encuentra que en algunos municipios hay más empleados que enfermos.

La Contraloría encontró que el año pasado Dasalud funcionó con tres nóminas diferentes. Una, conformada por los 429 empleados de los centros médicos y del sector en el departamento, que costaron 3.111 millones de pesos el año pasado .

Otra, de 44 funcionarios, que fueron desvinculados por la entidad en octubre del año pasado, se les volvió a contratar sin que se sepa por qué y, además, se les indemnizó por 300 millones de pesos.

La tercera nómina la conforman las decenas de personas contratadas por prestación de servicios en todos los centros médicos del departamento y que costaron más de 600 millones de pesos en 1998.

Lo grave es que ni la Oficina de Personal tiene el dato preciso de estas personas, en parte, porque muchas se vincularon por órdenes de servicios verbales , revela el informe.

La Contraloría tampoco pudo esclarecer lo ocurrido con los recursos, ya que Dasalud no entregó la información contable, sino cuadros parciales de los recursos provenientes de la nación y del Fondo de Solidaridad .

El desgreño es tal, que se encontraron casos como el de la transferencia de 409 millones de pesos provenientes de la Salud a una cuenta de Dasalud para pagar los gastos de funcionamiento.

La Contraloría encontró que a pesar de que gran parte de los 440.000 habitantes no están protegidos por el sistema de salud, muchos subsidios se están entregando a dedo por los alcaldes y líderes cívicos.

En Quibdó, Caprecom entregó los carné a los ediles y líderes comunitarios, evadiendo la responsabilidad asignada por la Ley y facilitando un manejo poco transparente de los subsidios , advirtió la Contraloría.

Las irregularidades serán puestas en conocimientos de la Fiscalía y la Procuraduría general.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.