CROYDON, EN MANOS DEL ISS

CROYDON, EN MANOS DEL ISS

De la aprobación por parte del ISS, de recibir en dación en pago el edificio donde funcionaban las oficinas de Croydon, depende que el proceso de liquidación de la compañía comience efectivamente.

18 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

La semana pasada la compañía, en liquidación desde agosto de 1996, ofreció al Instituto de Seguros Sociales pagar la deuda por 8.500 millones de pesos. El Instituto tendrá 20 días para definir si acepta este pago.

Esta deuda está relacionada con los cálculos actuariales para cubrir las pensiones de 308 trabajadores.

Si el ISS aprueba el pago de sus acreencias a través de este edificio, despegaría la liquidación de la empresa, que ha estado enredada.

Esta además sería la primera acción del nuevo liquidador nombrado en la compañía por la Superintendencia de Sociedades, Francisco Muñoz Grisales, quien se posesionó hace cerca de un mes.

Muñoz Grisales reemplazó en el cargo a Alfonso Villota, quien desde diciembre del 96 llevaba este proceso y que fue relevado de su cargo tras no responder efectivamente algunos cuestionamientos elevados en un pliego de cargos que le abrió la Superintendencia de Sociedades.

Hasta el momento, las deudas de Croydon se mantienen con los pensionados, los trabajadores activos, las entidades del Estado y los acreedores financieros e industriales.

En el proceso de liquidación anterior se vendieron algunas mercancías para pagar deudas menores y se procedió a arrendar las instalaciones productivas de la compañía.

Con estos recursos, se vienen pagando los servicios de salud y los gastos administrativos.

No obstante, las grandes deudas no se han pagado efectivamente y esto motivó a la junta asesora de liquidación a promover la aceleración del proceso.

Este será uno de los temas que se tratará este jueves, cuando se reunirá a instancias de la Superintendencia de Sociedades, la Junta liquidatoria con los funcionarios de la entidad, para dar a conocer el plan de pagos.

Entre las nuevas propuestas, está incluida la de entregar bienes en dación de pago a los acreedores, basados en el fallo de la Corte Constitucional que señaló que los acreedores deben aceptar este tipo de pago.

Para Carlos Galindo, representante del sindicato Sintraicapla, de Croydon, este fallo despeja el camino y sienta las bases para que por fin se cumpla la liquidación de la compañía.

La empresa tiene actualmente deudas vigentes con 480 trabajadores activos, a quienes adeuda unos 8.000 millones de pesos.

Aunque en el proceso liquidatorio está contemplado que se cubra la mayoría de acreencias, los propios trabajadores creen que la venta de los activos sólo permitirá cubrir las deudas laborales, con los pensionados y con las entidades del Estado.

En estos momentos, los activos de la compañía están avaluados en 24.000 millones de pesos, cifra que representa las deudas con estos tres grupos de acreedores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.