ATERCIOPELADOS SE GOZARAN PARATEBUENO

ATERCIOPELADOS SE GOZARAN PARATEBUENO

Andrea Echeverri, la compositora y cantante de los Aterciopelados, se convirtió en la protagonista el sábado pasado en Paratebueno (Cundinamarca), a donde acudió con su grupo a brindar un concierto por la paz de nuestro país y en ayuda de los habitantes afectados por el terremoto en el eje cafetero.

09 de febrero 1999 , 12:00 a.m.

Con su forma de ser extrovertida, abierta y espontánea, la delgada mujer con un pantalón camuflado a blanco y negro y una sencilla blusa negra que contrastaba con su blanca piel, zapatos violetas y un sombrero naranja bailó, brincó y cantó al ritmo de una música que a medida que fue transcurriendo el concierto fue animando y enloqueciendo a los asistentes.

Andrea y su grupo hicieron su entrada a Paratebueno en una cabalgata que comenzó unos tres kilómetros antes y en la cual la gente venida desde diferentes poblaciones como Medina, Cumaral, Restrepo, Villanueva y de ciudades como Villavicencio, Yopal y hasta de la capital de la República. se apostó a lado y lado de la vía para aplaudir a la líder de los Aterciopelados quien en medio de la algarabía no podía ocultar su timidez.

El escenario en donde se presentó el grupo fue acorde con su forma de ser: sencillo y descomplicado. La tarima era pequeña y cubierta por una lona del tamaño de una caseta de esas de bebidas de gaseosas o de cervezas en cualquier evento. El más pequeño en donde ha tocado Aterciopelados, hasta el momento.

Los doce parlantes con 70 mil vatios de potencia fueron ubicados en cuatro volquetas que prestó el municipio, algo que tampoco había hecho Aterciopelados; y la consola de sonido se instaló sobre unas rústicas mesas de madera que a esta hora deben estar prestando el servicio que han hecho durante años, el de comedor.

Pero con todo y la sencillez del caso, Aterciopelados brindó un concierto como sí estuviera en el más importante de los escenarios.

Cuando Andrea Echeverri interpretaba sus canciones y cerraba sus ojos, lo cual es su costumbre, su voz llenaba todos los espacios y alrededores del pequeño municipio.

Y así es siempre. Canta por gusto, por amor al arte, jamás por plata o por los premios que se pueda ganar. Ella jamás piensa lo que va a hacer en un concierto. Siempre es algo espontáneo la forma como se mueva o brinque , sostuvo Julio Correal el manager del grupo.

Andrea baila. Sus movimientos no son coordinados, mueve sus pies y parece que se fuera a desbaratar. Se mueve de un lado para otro con su guitarra en la mano y con sus ojos cerrados. Escuchando la multitud o escuchándose a ella misma cantar y tocar para deleite de los asistentes y, claro está, de Andrea Echeverri.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.