EL PAÍS NO ESTÁ ASEGURADO PARA ENFRENTAR CATÁSTROFES

EL PAÍS NO ESTÁ ASEGURADO PARA ENFRENTAR CATÁSTROFES

El terremoto del Eje Cafetero le mostró a los colombianos el bajo índice de aseguramiento que hay pues las pérdidas estimadas por el evento son de 1.500 millones de dólares, pero lo que se pagó por las pólizas de aseguramiento apenas llegó a los 150 millones. Esta cifra, de acuerdo con la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, representa apenas el 10 por ciento de lo que hasta ahora se ha estimado en pérdidas por el fenómeno natural ocurrido el pasado 25 de enero.

17 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Para el presidente de Fasecolda, William Fadul, eso muestra la baja cobertura de seguros en el país que precisamente está en una zona de altísimo riesgo sísmico y volcánico, pero en menor medida aunque no menos importante de grandes oleajes (tzunamis) y de huracanes.

Según el balance presentado por el gremio asegurador, de las sumas que se pagaron en pólizas el 8 por ciento correspondió a las compañías de seguros del país, pero la mayor parte le correspondió a reaseguradoras internacionales.

En la zona del desastre natural 17 compañías tenían cubrimiento, siendo la Agrícola de Seguros la que mayor valor asegurado tenía.

Los dos rubros más pagados en pólizas por el terremoto de la zona cafetera correspondieron a incendio y terremoto individual e incendio y terremoto deudores. Por estos dos conceptos se pagaron 129.200 millones de pesos y 98.800 millones respectivamente.

Le siguieron Vida grupo con pagos por 2.200 millones de pesos, automóviles con 2.900 millones, previsionales con 8.400 millones de pesos, vida individual con 1.000 millones y otros rubros entre los que s e incluyen accidentes personales, corriente débil, agrícola, vidrios y lucro cesante 13.500 millones de pesos.

Este bajo índice de asegurabilidad del 10 por ciento en el Eje Cafetero, de acuerdo con Fasecolda, no es muy diferente del que se registra en todo el país.

Por este motivo, advirtió el gremio, en caso de un desastre natural en algunas de las más grandes ciudades las pérdidas podrían ser mucho más grave.

Un estudio contratado por el gremio determinó que los costos sólo en edificaciones, sin tener en cuenta obras de infraestructura, en ciudades como Bogotá podría ascender a cifras entre los 2.000 y los 8.000 millones de dólares.

Para ciudades como Medellín el rango va entre los 600 y los 2.400 millones de dólares, en Cali entre 700 y los 2.900 millones de dólares y Bucaramanga entre los 200 millones de dólares y 850 millones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.