ATERRIZAJE DE EMERGENCIA DEL PLAN DE VIVIENDA AL CONGRESO

ATERRIZAJE DE EMERGENCIA DEL PLAN DE VIVIENDA AL CONGRESO

Aunque la Corte Constitucional dio un margen de nueve meses para que el Congreso le de vida a un plan de financiación de vivienda de largo plazo, la verdad es que muchos creen que se generó una mayor incertidumbre en materia de crédito hipotecario.

17 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Hasta el plan que estaba diseñando el gobierno y que se encontraba en el último hervor quedó congelado.

Por esto el gobierno anunció ayer, una vez que conoció el fallo de la Corte Constitucional, que no está dispuesto a dejarse coger ventaja de la situación y pidió que no cundiera el pánico.

El ministro de Hacienda, señaló que se enfilarán baterías para llevar al Congreso su propuesta para la financiación de vivienda.

Y dentro de su nueva estrategia piensa echar mano de cada una de los instrumentos sobre los cuales la Corte Constitucional no hizo ningún pronunciamiento, que pueden ser la base para elaborar la nueva iniciativa.

Al hacer el anuncio de que se acelerará la presentación al Congreso del nuevo proyecto, el ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, reconoció que el sistema alternativo de financiación de vivienda queda congelado, ya que al activarlo podría tener vicios de ilegalidad.

Restrepo Salazar señaló que el gobierno acoge el fallo de la Corte Constitucional e insistió al mismo tiempo en que esta decisión no debe generar incertidumbre ni para los ahorradores ni para el sistema financiero.

Si algo debe quedar claro, reiteró el Ministro, es que el sistema financiero colombiano es sólido y solvente y cuenta con recursos suficientes para superar cualquier inconveniente. Además cuenta con el respaldo del Fogafin lo que asegura los ahorradores y los ahorros.

Sobre el proyecto que llevará a consideración del Congreso antes de lo que había previsto, dijo que espera que al finalizar 1999 esté aprobado.

Esa ley va a permitir la transición del actual régimen a uno nuevo de una manera que sea lo menos traumática posible , insistió.

Contrario a lo que dijeron algunos voceros de ahorradores, el Ministro aseguró que todos los procesos jurídicos y crediticios van a seguir funcionando normalmente hasta la aprobación de la nueva ley.

Esa ley también deberá establecer o definir el trámite de los viejos créditos al nuevo régimen.

De otro lado, el ministro explicó que el sistema de financiación de vivienda de interés social no corre ningún peligro con la decisión de la Corte, porque este se basa en subsidios presupuestales y para este año hay disponibles 100 mil millones de pesos, sin contar los recursos de otras fuentes como las cajas de compensación.

La altenartiva El gobierno tenía prácticamente listo el nuevo plan de financiación de vivienda.

Todo estaba pendiente del fallo de la Corte porque la gran expectativa que se había generado radicaba en la capitalización de intereses.

El temor era porque si se eliminaba la capitalización de intereses todos afirmaban que se crearía un caos en el sistema de financiación de vivienda.

De todas maneras, de acuerdo con el fallo del máximo tribunal hasta el actual sistema podrá funcionar, siempre y cuando el Congreso sea quien dicte las normas y el gobierno el que las reglamente.

La urgencia está en sacar pronto el plan porque el crédito que ha estado paralizado, podría frenarse aún más dado que los banqueros desde ya anuncian que se generó una mayor incertidumbre.

Lejana reactivación Para el sector de la construcción la decisión de la Corte Constitucional, por el momento no hace más que retardar la tan esperada reactivación de esta industria.

Mientras no exista claridad y confianza por parte de los usuarios de crédito de que el sistema de financiación es estable y de que sus cuotas no van a crecer en la forma en que ocurrió en los últimos dos años, la demanda seguirá frenada y la reactivación de la industria edificadora será cada vez más lejana.

Lo anterior, a juicio de los constructores es fatal para el sector constructor y para la actividad inmobiliaria en general, pues la gente seguirá postergando sus decisiones de compra, lo que significará una caída aún mayor en las ventas y un aumento en los inventarios.

En el primer semestre de este año la actividad edificadora cayó en 36 por ciento con respecto al mimo periodo del año anterior, y se calcula que hay más de 800.000 metros cuadrados de obras terminadas en venta.

Para empresarios del sector, consultados por PORTAFOLIO, es claro que la gente no se va a endeudar en un sistema que tendrá que ser definido nuevamente antes del 21 de junio del próximo año.

En cuanto a los créditos, para que los constructores puedan desentrabar proyectos paralizados o iniciar nuevas obras, la situación se mantiene igual con el fallo: en un freno general en el flujo de los recursos, afirman representantes del gremio.

Con la ampliación del plazo para que el Congreso apruebe un nuevo sistema de financiación hasta junio del año entrante, muchas más empresas del sector engrosarían la lista de quiebras y concordatos, dicen los constructores.

Así mismo, se retardaría la generación de proyectos nuevos en el área de vivienda de interés social, por la incertidumbre sobre el crédito, y se haría más largo el camino hacia la reactivación económica.

Crédito frenado Si durante lo corrido del año la queja general había sido el escaso flujo de recursos para crédito hipotecario, con la decisión dada a conocer ayer por la Corte Constitucional, se prevé una parálisis aún mayor en los préstamos para vivienda.

Con la prórroga dada por la Corte Constitucional hasta el 21 de junio del 2000 para que el Congreso defina un nuevo sistema de financiación de vivienda a largo plazo, se extiende aún más la incertidumbre de las corporaciones para otorgar préstamos y de los usuarios para solicitarlos.

Independientemente del fallo de la Corte, para que las corporaciones puedan seguir prestando se requiere que haya liquidez en la economía y que las normas sobre la política de crédito para vivienda queden claras.

Por el momento, ninguna de estas dos condiciones se cumple por lo que el crédito hipotecario difícilmente despegará.

Con el fallo quedó claro que, por el momento, no se ha modificado el saldo de las obligaciones en Upac y tampoco la evolución futura de las cuotas.

Para los ahorradores del sistema no habrá, hasta no se defina la nueva normatividad, ningún cambio en sus obligaciones y los gremios del sector insistieron en que sus recursos están seguros pues las instituciones hipotecarias mantienen su tradicional solvencia.

Es un hecho que el otorgamiento de crédito a largo plazo por parte de las entidades financieras en los próximos meses es incierto, pues en pocos meses las reglas del juego van a cambiar y tendrán que entrar a definir nuevas condiciones.

Para los gremios del sector bancario y financiero es urgente que el gobierno presente lo más pronto posible al Congreso el proyecto sobre el nuevo sistema de financiación de vivienda, pues de lo contrario se frenará aún más el crédito y se postergará por más tiempo la reactivación de la economía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.