LA RESACA DEL DEPARTAMENTO

LA RESACA DEL DEPARTAMENTO

La resaca económica que vive hoy el departamento y que le obligó a una inminente cesación de pagos es producida para utilizar la genial expresión del ilustre ex presidente Belisario Betancur, por la rasca o borrachera financiera en que se sumieron los dos últimos gobiernos seccionales.

22 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Yo no he sido defensor del gobierno de Alfonso Salamanca Llach, pero es absolutamente necesario recordar cómo y de qué manera el 31 de diciembre de 1994 el departamento quedó al día con sus pensionados y empleados. En la Tesorería General del departamento quedaron dos mil millones! en caja y disponibles, para que el recién pensionado gobernador dispusiese de efectivo para tender las tareas primarias de su administración.

Revisando las memorias de esa gobernación, llama la atención el hecho de encontrar obras de desarrollo en, por lo menos, el 50 por ciento de los municipios de Boyacá. La pregunta obvia es que si no encontramos nada de inversión pública, a qué se debe o qué generó el gigantezco hueco fiscal que hoy registran las finanzas del departamento? Si no hay programas para ejecutar, ni proyectos a elaborar, a cuenta de qué se sostiene una nómina de 50 asesores o más, que literalmente han congestionado los pasillos del Palacio de la Torre haciendo casi imposible el tránsito del público? Pues bien, este muerto si no se le puede adjudicar al Partido Liberal . la colectividad no debe pues desgastarse en la escogencia de candidato a la Gobernación. Lo justo es que quienes provocaron por acción u omisión semejante situación financiera, se le midan al reto de sacar adelante al departamento; ignorar esta realidad es tanto como lo dijiera el más ilustre de los tunjanos ignorancia supina . Nosotros como atentos espectadores podríamos aportar algunos elementos, si se quiere importantes, en la búsqueda de soluciones.

Qué fácil le va a resultar el trabajo al reverendo padre Suárez, en su pretensión de llegar a la Gobernación. No es sino revisar las otroras carreteras y ahora trochas producto del crudo invierno. Hablar con os papicultores arruinados por la polilla y la apertura, los cebaderos quebrados por la cebada canadiense, los hospitales a punto de cerrarse. El único hecho que puede trancar este proceso, radica en los anuncios que haga el señor presidente de la República en su visita del próximo 27 de octubre a Tunja, de lo contrario: Tenganse de atrás! *Ciudadano de Tunja.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.