Secciones
Síguenos en:
LOS REYES DEL MAMBO

LOS REYES DEL MAMBO

Los artistas cubanos en Estados Unidos, años antes del golpe castrista, lograron imponer una fiebre musical de inspiración latino-tropical cuyo ritmo más brillante y espectacular siempre lo asociamos con Pérez Prado y las grandes orquestas para bailar mambo. Mientras que Fulgencio Batista reasumía el poder con funciones dictatoriales en 1952, y el Tropicana Club de La Habana era el cabaret más famoso del mundo, los hermanos Castillo cantaban boleros en Nueva York y distraían a las audiencias rumberas. El compositor y saxofonista Néstor Castillo trajo el son de Cuba pero dejó a la bella María de mi corazón . Con su hermano mayor César cantante y pianista alternó en los escenarios del Palladium y el Babalú conjuntamente con estrellas personificadas por Tito Puente y Celia Cruz. Según la novela homónima de Oscar Hijuelos, que ganó un importante premio literario, César y Néstor Castillo trazaron la falacia del sueño americano sin olvidar a su amada isla ni renunciar a una discreta riva

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de abril 1992 , 12:00 a. m.

Este sabroso melodrama, dirigido y coreografiado por el señor Arne Glimcher, cuenta con un reparto de lujo encabezado por el divo español Antonio Banderas y un actor estadounidense de fuerte magnetismo personal Armand Assante. Entre sus numerosos homenajes cabe destacar la particiación de Desi Arnaz Jr., quien recrea el comienzo de la televisión con esa inolvidable comedia familiar titulada I love Lucy (Desi interpreta a su propio progenitor y los invita a concursar en el show de Lucille Ball).

Después de Salsa y La bamba, esta es la mejor oportunidad que se le ha brindado a la divulgación internacional de nuestra cosa latina . Su éxito, calificado como fenómeno en el primer trimestre del año en curso, se debe a una elaborada revisión de contradictorios e ingenuos componentes que de cierta manera representan El último grito de inocencia en América . Una película blanca , sin sexo ni violencia que reanima a sus espectadores. Fotógrafos Con la desaparición de Néstor Almendros, la cinematografía mundial pierde no solo a un excelente artista sino también al patentador de un método fotográfico basado en el retorno a las fuentes naturales de luz. Fervientemente enamorado del cine, nos hace participar de su vocación y nos demuestra que se puede hablar de la luz con palabras prólogo de Francois Truffaut al libro titulado Días de una cámara.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.