CRÓNICA DE UNA LABOR EDUCATIVA

CRÓNICA DE UNA LABOR EDUCATIVA

Durante la celebración de su efemérides, nada mejor que dar un vistazo al pasado del Colegio Salesiano en sus primeros años. El próximo viernes 10 de septiembre la segunda parte de esta crónica.

03 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Comenzando los años veinte un sector de la ciudadanía reclamaba la presencia de un colegio Salesiano en Tunja. La petición creció cuando al morir el Doctor Ricardo Muñoz dejo algunos recursos para la creación de un centro educativo en artes y oficios.

El Obispo Maldonado Calvo se mostró muy interesado en que fueran los salesianos los encargados de esta obra. En Enero de 1922 el recién elegido Inspector R. P. Bassignana destinó al Padre Emilio Rico para esa tarea. El 11 de Diciembre de 1922 llega el Padre Emilio Rico con el Acólito Isaías Avila. Recibieron la iglesia de las Nieves, la iglesia de San Lázaro y la finca Teta de Agua donada por el Dr Ricardo Muñoz.

La finca fue llamada desde entonces San Ricardo en memoria de el primer gran benefactor de la comunidad en Tunja. Los comienzos fueron difíciles, la casa cural estaba vacía y el recibimiento estuvo a cargo de un ejercito de pulgas que no fue fácil desterrar. Para iniciar el colegio se requería de la colaboración de los tunjanos quienes se mostraron muy apáticos .

Poco a poco se fueron trayendo los muebles y comprando lo necesario para la casa. El Obispo Maldonado fue el principal apoyo en este momento. Sin embargo para hacer la obra posible no se contó con los recursos necesarios, entonces algunos representantes de Boavita invitaron al Padre Rico para fundar el colegio en esa población. El Obispo Maldonado al saberlo le manifestó al Padre Rico que por ningún motivo permitiría que los salesianos se fueran de Tunja y que él mismo tomaría la obra por su cuenta.

Construyendo futuro El 15 de febrero de 1923 a petición de algunos padre de familia vecinos, se reciben dos niñitos de los cuales se encargaría el acólito Isaías Avila. Posteriormente el número aumenta a siete. El 28 de enero de 1924 se abren las matriculas para el externado que recibe el nombre de Liceo Salesiano San Luis Gonzaga. Los alumnos pagan cincuenta centavos de matricula y un peso de pensión. Las clases se hacen en una salita de la casa cural. El 18 de septiembre de 1924 se bendice la primera piedra del actual colegio.

En 1926 se le cambia el nombre al Liceo por Instituto Salesiano Maldonado para ese año los alumnos llegan a ochenta. Sólo hasta el año 1928 se empieza a utilizar el edificio nuevo en sus partes terminadas, el número de alumnos se ha incrementado paulatinamente. Esta primera administración, la de su fundador el Padre Emilio Rico se prolonga hasta 1930 cuando es reemplazado por el padre Isidoro Gama. El Padre Rico durante esos difíciles años mostró la entereza con la que un salesiano enfrenta las adversidades.

El primero de enero de 1931 el Padre Emilio Rico entrega la dirección en Tunja al Padre Isidoro Gama. El último año del padre Rico estuvo lleno de dificultades ya que la situación política en Colombia era muy tensa. El 9 de febrero de 1930 se realizan las elecciones presidenciales que conducen al cambio de gobierno terminando un prolongado periodo conservador. El nuevo presidente liberal es el boyacense Enrique Olaya Herrera. La depresión económica se siente. Muchos alumnos no se pueden matricular y otros ingresos de la comunidad se ven afectados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.