TRIBUNA CIUDADANA

TRIBUNA CIUDADANA

Para complementar la información del Capitán Francisco Ospina Navia en donde nos informa que, evidentemente, los huracanes del Caribe se forman como simples tormentas frente a las costas de Africa y mientras se mueven hacia el oeste van adquiriendo fuerza hasta que algunas se convierten en huracanes debido a la velocidad de sus vientos.

26 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La razón por la cual estas masas de aire, al igual que las grandes corrientes oceánicas, se mueven hacia el oeste y luego hacia el norte, siguiendo un patrón como el movimiento de las manecillas del reloj en el hemisferio norte y todo lo contrario, es decir, contrario al movimiento de las manecillas del reloj en el hemisferio sur, se debe al Efecto Coriolis que es la fuerza causada por la rotación de la tierra que hace que las partículas en movimiento deflecten hacia la derecha en el hemisferio norte y a la izquierda en el sur.

Por lo tanto, a medida que los huracanes en el Caribe se desplazan hacia el oeste, irremediablemente virarán hacia el norte, siguiendo el patrón de movimiento de las manecillas del reloj, alejándose de las costas continentales de Colombia sin excepción.

El mejor ejemplo de este fenómeno se puede observar en las costas de Perú. La corriente de Humboldt se mueve desde el Polo Sur hacia el norte, pegada a la costa pacífica de Suramérica, cuando llega a la altura de Perú se desvía hacia la izquierda (hacia el oeste) y atraviesa todo el Pacífico sur hasta llegar a las costas de Australia y Nueva Guiena, siguiendo un patrón de movimiento contrario al de las manecillas del reloj.

Pues bien, cuando esta gran corriente abandona las costas de Perú para dirigirse hacia el oeste, arrastra consigo grandes cantidades de agua de la costa peruana que es reemplazada por agua procedente del fondo del mar, fenómeno conocido en oceanografía como surgencia marina. Las aguas frías de la surgencia son extremadamente ricas en nutrientes, los cuales alimentan la cadena trófica de las aguas costeras de Perú haciendo de esta área una de las más productivas del mundo y de las más importantes para la pesca industrial.

Por último y relacionado con lo anterior, fueron precisamente los pescadores de Perú los que acuñaron el nombre de lo que ahora conocemos por el fenómeno de El Niño el cual se manifiesta inicialmente con un calentamiento inusual del agua frente a las costas de ese país impidiendo que el agua fría y cargada de nutrientes de la surgencia alcance la superficie. Esto hace que las capturas de peces disminuyan drásticamente, hasta el punto de llevar al colapso a la industria pesquera peruana. Coincidencialmente, los pescadores notaron que este calentamiento se presentaba a mediados de diciembre, en vísperas de Navidad, cuando viene El Niño Dios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.