PARRANDA MORTAL

PARRANDA MORTAL

Parcero, parcero, abráseme fuerte que me estoy muriendo... me estoy muriendo .

30 de junio 1999 , 12:00 a.m.

Estas fueron las últimas palabras de Anderson Sánchez antes de que quedara inconsciente en los brazos de su amigo Leonardo Devia y se sumiera en un sueño del que jamás despertaría.

Segundos antes, un hombre había accionado una pistola nueve milímetros en el Estadero La Fonda del Camino. Uno de los proyectiles que salió del arma penetró el cuerpo de Helbert Ardila Ospina, pero luego atravesó el cuello del joven Sánchez quien el próximo 9 de julio apenas cumpliría 17 años.

El hecho, que aparentemente no es más que el producto de una de las tantas riñas que se viven en los rumbiaderos de la ciudad, tiene conmocionada a la ciudadanía ibaguereña.

Primero porque el arma que accionó el homicida pertenece al ex vicepresidente del Concejo de la capital tolimense y actual edil, Andrey Gustavo Ramos, quien además es hijo del representante a la Cámara por el Tolima, Gustavo Ramos Arjona.

Como si fuera poco, no es la primera vez que el concejal se ve envuelto en este tipo de actos marcados por la agresividad y la violencia.

Para rematar, dentro de las primeras versiones recogidas por la Fiscalía existen testimonios que señalan a Ramos como la persona que le pasó el arma al homicida, Diego Hernán Rodríguez Balaguera.

Rodríguez Balaguera trabaja como conductor del concejal Ramos y además ya estuvo recluido en la Cárcel Modelo de Bogotá por tráfico de estupefacientes.

Pero realmente qué fue lo que ocurrió esa madrugada del pasado jueves 24 de Julio en el restaurante y bar conocido como la Fonda del Camino?.

Para despejar este interrogante Tolima 7 días dialogó con varios de los testigos que presenciaron el hecho. Incluso se logró una entrevista con Helbert Ardila Ospina, protagonista del insuceso que sobrevivió milagrosamente al impacto de bala que atravesó su cuerpo sin comprometerle ningún órgano vital.

Era como la una y media de la madrugada y yo estaba con Anderson en un tomadero de la calle 42. Allí compramos de a una cerveza y salimos hacia la Fonda para buscar a Mario, un amigo inseparable del parche. Llegamos al sitio 20 minutos antes de la balacera. Allí nos encontramos con Jorge Enrique Godoy y un amigo. Ellos ya estaban tomaditos pero nosotros apenas nos habíamos tomado dos tragos de aguardiente cuando empezó el boroló , señaló Leonardo Devia.

Cuando los jóvenes ingresaron al lugar, cuatro mujeres departían con un hombre fornido de 23 años. en una mesa ubicada cerca a los baños de la Fonda, Se trataba de Helbert Ardila y su amiga Lina Johana Devia Acevedo quien además estaba acompañada por Sandra Milena Paz y dos muchachas más. En palabras del propio Ardila, Lina era su novia desde hacia unos meses.

Todo transcurría normalmente hasta que un hombre alto y regordete que vestía poncho y sombrero se acercó a la pareja que bailaba animadamente cerca a su mesa. Era el concejal y gerente de la cooperativa de transporte urbano Expreso Ibagué, Andrey Gustavo Ramos.

Yo nunca había visto a ese tipo. Pero se acercó y le pegó o le cogió la cara a Lina. Ella le quitó la mano del rostro pero el tipo volvió a mandarle la mano. Lina y el tipo se iban a agarrar y yo decidí empujarlo y separar a Lina. El hombre se me vino otra vez y volví a empujarlo hasta que otros dos sujetos se me vinieron encima y también los empujé. De pronto salió un tipo que me disparó y caí al piso. No sentía el cuerpo y sólo escuchaba que la gente decía: lo mataron, lo mataron, fue Andrey, fue Andrey .

Esta versión fue corroborada por varios de los testigos como Leonardo Devia y Jorge Enrique Godoy, quien señaló que Andrey estaba cerca a la mesa del herido, cuando vi a la muchacha manoteando como diciéndole no moleste . Después vinieron los empujones del herido contra Andrey y luego la aparición del escolta o el chofer quien disparó a quemarropa contra ellos (contra Helbert y Anderson) Lo más triste es que el pelao Anderson sólo se metió para ayudar a calmar la pelea y fue quien resultó muerto , señaló Devia quien agregó que la víctima mortal era amigo o por lo menos conocía al concejal.

Lo demás ya es historia. A los 20 minutos la policía capturaría al homicida en la discoteca Parranda Vallenata donde quiso ocultar el arma en la barra del negocio. Estando en la Patrulla de la Policía, Diego Hernán Rodríguez Balaguera. fue reconocido por varias personas como el hombre que disparó en el estadero.

Por su parte los dos heridos fueron trasladados hasta el Seguro Social en una camioneta de la Policía. Allí fallecería el joven Anderson mientras que Helbert Arturo Ospina se salvaba milagrosamente para relatar su versión sobre lo sucedido y anunciar que hará todo lo posible para que se haga justicia con este caso y que además no se dejará comprar por ningún dinero.

La víctima Anderson era un peladito callado, alegre y todo lo que se ganaba era para sus abuelos .

Así lo recuerda su mejor amigo, Marcos Luna quien realizó una breve semblanza sobre esta nueva víctima de la intolerancia.

De acuerdo con Luna, hasta hace año y medio el muchacho entrenó con las divisiones inferiores del Deportes Tolima, pero la falta de dinero lo obligó a trabajar en un taller de motos.

Nunca olvidaré las veces que me tocaba pelearle para que hiciera parte del equipo de microfútbol. El hombre jugaba tan bien que prácticamente era medio equipo .

Sus amigos también lo recuerdan por su buen humor y sonrisa pegajosa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.