PERDERSE ES COMENZAR A BUSCAR

PERDERSE ES COMENZAR A BUSCAR

Este es el mundo de los millonarios del espíritu, los que tienen en su bolsillo miles de minutos disponibles y tan solo unas pocas monedas de cien pesos. Es el país del Tiempovivo, donde el dinero es basura y el tiempo oro. Solo se admiten las mentes abiertas y las gentes con paciencia. Los niños tienen prelación. Los relojes hay que dejarlos en la casa porque el tiempo es una dimensión imaginaria donde no se sabe cuándo es el fin y cuándo el comienzo. Esta es la Feria para no Confundir la Entrada con la Salida ni la Muerte con la Morida.

30 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

En Tiempovivo todo es vida y sorpresa. El ruido es la sonrisa y el humo de los automóviles se queda en la calle. No hay que preocuparse por saber hacia dónde se va; el norte es la alegría y no un asunto de astronomía para aprendices de marineros. La propuesta es perderse para poder encontrarse ; eso dice Germán Vargas, el rey de estos gnomos del fin del milenio que inventaron Tiempovivo.

Hay que caminar y divagar por el espacio con la certeza de que la sorpresa está a la vuelta de la esquina. Este laberinto no tiene minotauros ocultos. No se necesita un hilo de Ariadna para salir de allí.

Hace unos tres años, Vargas y sus compañeros del Taller de la Imagen, de la Universidad Nacional, les propusieron a los colombianos ese reto mitológico. Centenares de Teseos accedieron a perderse en El Hilo de Ariadna, una propuesta no convencional donde se recuperaron para el teatro sensaciones como el olfato y el gusto.

La intuición que tuvieron fue acertada. El Hilo de Ariadna se convirtió en la propuesta más interesante que se le ha planteado al teatro nacional en los últimos años. Este año, Vargas y su grupo estarán, entre el 15 de julio y el 15 de agosto, en el Centro Georges Pompidou, de París, y en junio, en la Casa de las Américas, de Madrid.

El Hilo era un experiencia más introspectiva e individual. La Feria para no Confundir la Entrada con... es una propuesta colectiva, de mirar hacia afuera y en comunidad , dice Vargas.

Hay que estar dispuesto a compartir el tiempo con sus compañeros de viaje, aceptar el reto de la Rana Rubiela y ganar el cielo con el simple acto de darle para que coma un pequeño aro de madera. Esa es una opción sencilla que solo es posible en esta Feria. Afuera, donde el asfalto se traga la vida, es necesario dejar las horas vitales en la oficina para poder sobrevivir.

Si logra ganarse el cielo de la Rana Rubiela, puede correr al Péndulo, donde las traviesas cabezas de La Alegrona y La Pelona juegan a derrotar la vida y la muerte. Este juego solo es posible disfrutarlo cuando se esté dispuesto a no confundir la muerte con la morida.

Muerte no significa el fin definitivo; puede ser solo la culminación de una etapa, el punto de partida de una transformación vital, la opción de emigrar a un mundo mejor.

Como toda feria de pueblo, esta tiene su palo encerado, un balancín de madera, el tiro al blanco con pasteles y los artesanos que venden trompos y cocas de todos los tamaños.

En las carpas, la magia tiene su espacio. Estos magos no quieren grandes escenarios abarrotados de señoras con abrigo de piel; prefieren el público de pantalones desteñidos y algodón de azúcar en la mano, es decir, la misma gente que se deja maravillar por la pueblerina levedad de Patty la Volátil, sin importarle que en televisión haya visto desaparecer la Estatua de la Libertad en medio de una orgía de rayos láser diseñados por la Nasa.

Si Patty la Volátil se cansa de levitar, entonces es posible darse una pasada por la Rockola del Futuro, la misma que está conectada a los satélites Intelsat y Panamsat, y la cual está en capacidad de reproducir un hologramo de carne y hueso de las Hermanitas Calle para que interpreten su tema clásico, La Cuchilla; eso sí, la única condición es la de que los asistentes tengan una pena de amor.

Ir de un lado a otro, sin rumbo fijo, es una posibilidad que muy pocas veces se presenta en la vida; por eso, hay que aprovecharla y sacarle todo el jugo. Mucha gente ha tomado la cosa muy a pecho; nosotros calculábamos que se iban a demorar más o menos una hora y media o dos, pero nos hemos encontrado con gente que se queda toda la tarde y que viene todos los días , afirma Vargas.

El regreso a la Feria es la forma que tienen los miembros del taller de la imagen de pedirle a la gente que vuelva a las raíces. Solo allí se puede encontrar eso que no nos puede ofrecer la televisión o desarrollos tecnológicos más alienantes como la realidad virtual , agrega Vargas.

Vargas, el gnomo mayor de la feria, es un duende que se mueve a medio camino entre la racionalidad y la piel. Su lengua se enreda cuando trata de explicar de una manera teórica lo que hay dentro de su feria. No es lo que quiere. Su deseo es el de que la gente, simplemente, sienta, sonría, sin meterle mucha razón al asunto.

El teatro de hoy se ha intelectualizado demasiado y se ha olvidado de la parte visceral del espectador; eso es lo que nosotros queremos recuperar , expresa.

Pero no es solo eso; también se trata de darle una nueva vida a una tradición que se ha perdido. Esta propuesta tiene mucho de nostalgia.

Recuerdo que en el Viejo Caldas, cuando era muy niño, en las ferias, un grupo de actores recreaba, en formatos de sainete tradicional, las historias de su comunidad. Cuando llegó la electricidad, eso se acabó, y la telenovela se ocupó de estos asuntos. Los niños dejaron de hablar de la solterona de la esquina para comentar los últimos capítulos de las tortugas Ninja , dice.

Tiempovivo es un espacio del pasado, del presente y del futuro, donde la entrada puede ser la salida y la muerte jamás será la morida. Pese a ser un espacio imaginario, tiene su lugar en la urbe bogotana: está en el Palacio de los Deportes de la calle 63.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.