POBRE + EXTRANJERO CRIMINAL

POBRE + EXTRANJERO CRIMINAL

Cada día es más difícil la vida de los pobres en este puto mundo. Se les ofrece la prosperidad del norte como espejo, cada noche los invita la televisión al paraíso y los países en que viven son cada vez más inhóspitos, más violentos y más injustos. Así que muchos pobres, forzados por la persecución o ilusionados por una vida mejor, se marchan a la tierra prometida.

15 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Y hay que ver cómo los tratan allí. Hace poco, en España, una circular de la Policía alertaba a las joyerías contra los individuos de países sudamericanos . Aconsejaba negarles la entrada en horas cercanas al cierre, anotar sus referencias (placas, dirección, teléfono) y memorizar sus rasgos personales. Por último, una recomendación aún más perversa: Observar si en su bloque o viviendas cercanas a la suya han tomado en alquiler alguna vivienda personas de origen sudamericano, y comunicarlo a la Policía .

Como algunos latinoamericanos violan la ley, una brigada de la Policía española ha decidido colgar el letrero de sospechosos a todos los demás, en especial colombianos y chilenos, e invita a que se les denuncie ante la comisaría del barrio por el mero hecho de existir.

El caso de los sudacas en España país generalmente amable y libre de prejuicios contra ellos, salvo joyeros o policías se multiplica con los árabes en Francia, los turcos en Alemania, los indios en Gran Bretaña, los latinos en Estados Unidos, los rumanos en Europa y los gitanos en el mundo entero. El problema básico es que son pobres. En Italia, que ha recibido a miles de centro-europeos, está cocinándose una corriente de opinión fascista que ya encuentra acogida en periódicos importantes del país. El prestigioso Corriere della Sera publica un editorial en primera página (9 de septiembre) en el que equipara los inmigrantes clandestinos con la droga, el tráfico de vísceras humanas y el material pornográfico. El autor se queja de que esta gente altera el paisaje urbano en el que vivimos y atenta contra la identidad nacional.

Que semejantes líneas xenófobas se publiquen en un país que exportó millones de ciudadanos pobres a Estados Unidos y Argentina para bien de Estados Unidos, de Argentina y de los inmigrantes es grotesco. Pero revela la tensión creciente entre los países prósperos y los países postrados, y fomenta el odio por seres humanos cuyo único delito es buscar trabajo y comida en lugares donde los hay.

Poco a poco, los países ricos que globalizan leyes, capitales y ganancias, pero se niegan a globalizar el empleo logran convertir un problema administrativo, como son los papeles de migración, en un grave delito. Washington le está montando un lío al ex presidente panameño Ernesto Pérez Balladares por unas supuestas visas concedidas a inmigrantes chinos para facilitar su entrada a Estados Unidos. De repente aparece una tal Samantha Smith, agente de la CIA infiltrada en el gobierno de Pérez Balladares, que asegura que el mandatario ganaba una comisión por cada visa que firmaba. Es la palabra de esta dudosísima señora contra la del ex presidente panameño. El Congreso de Estados Unidos la considera una testigo creíble y está decidido a escucharla.

Todo esto, por supuesto, es apenas otra manera de culpar a los pobres de su pobreza. Pero, como dice la canción de Serrat, mientras estamos hablando, llegan más y más pobres y siguen llegando . Entenderemos alguna vez que este planeta es demasiado pequeño para que convivan sociedades tan desiguales, sin que estalle? Ni santa, ni con fe Antes le habían cambiado el nombre a Ceilán por Sri Lanka. Después a Camboya por Kampuchea, y otra vez por Camboya. Más tarde Pekín se volvió Beijing. Ahora se anuncia que Calcuta adoptará un nombre de gaseosa: Kolkata.

Deberíamos aprovechar la marea y suprimir, de una vez por todas, ese artificioso Santa Fe que se le antepuso a Bogotá y que confunde las computadoras, alarga los membretes y evoca una aldea pastoril sin semejanza alguna con el presente monstruo. Que quede en la Constitución, pero que en la práctica desaparezca de referencias oficiales y privadas. Así ocurre con muchas ciudades de nombre compuesto en el mundo entero.

La muerte de un tenor Como en el fútbol si los aficionados a la ópera me permiten la licencia, en el género lírico hay también ídolos y fanáticos. Soy de los que creen que Alfredo Kraus ha sido la voz más extraordinaria de su tiempo. Sus interpretaciones de Werther, Doña Francisquita y La hija del regimiento con esos nueve dós de pecho en una sola aria pertenecen ya a la historia de la música. Nuestra compatriota Marta Senn, que lo acompañó muchas veces en Werther, podrá decir si escuchó una romanza que la escalofriara tanto. Con su muerte se pierde la mejor garganta contemporánea, aunque quizás no la más famosa entre lectores de revistas del corazón. Y es que Kraus nunca formó parte de la maquinaria comercial de los Tres Tenores, por una razón sencilla: él era único.

mailto:cambalache

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.