SOPHIA COPPOLA ASTILLA PARA EL PALO

SOPHIA COPPOLA ASTILLA PARA EL PALO

Sophia Coppola, hija del cineasta estadounidense Francis Ford Coppola, ha cosechado duras críticas por su interpretación en la película El Padrino III, tercera parte de la historia de la familia Corleone estrenada en diciembre pasado. Durante un pase privado para especialistas neoyorquinos, previo al estreno, la interpretación de la joven Coppola en una de las secuencias más dramáticas de la película produjo la risa de los asistentes.

13 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Su padre, según señaló la revista Hollywood Reporter, decidió entonces acortar sustancialmente en el estudio varios planos de la interpretación de su hija y modificó cuidadosamente algunas de sus secuencias poco antes del estreno.

Coppola incluso llamó a varios de los más prestigiosos especialistas cinematográficos para mostrarles la nueva versión, pero la mayoría de ellos ya había escrito sus críticas casi todas negativas en lo que al trabajo de su hija se refiere.

La columnista Liz Smith aconseja hoy a Sophia Coppola que no se tome las críticas muy a pecho y le recuerda el vapuleo recibido por Anjelica Huston, hija del fallecido director John Huston, por su interpretación en Paseo por el amor y la muerte dirigida por su padre en 1969.

A raíz de aquella crítica Anjelica Huston abandonó su carrera cinematográfica durante seis años pero a su regreso cosechó un Oscar de Hollywood y ahora es una de las actrices estadounidenses más cotizadas. BURT LANCASTER Un ídolo inerme PARIS - AFP Al iniciarse 1991 los cinéfilos temen por Burt Lancaster, víctima de un ataque de hemiplejía en Los Angeles (EE.UU) hace un mes. Temen que desaparezca uno de los últimos grandes mitos vivos de Hollywood.

A fines de noviembre pasado un despacho anunciaba la enfermedad del célebre actor estadounidense de 77 años y su hospitalización en un nosocomio de Los Alamitos a unos 30 kilómetros de Los Angeles. A raíz del ataque, el actor sufre al parecer graves problemas de elocución y la parte derecha de su cuerpo está totalmente paralizada.

Difícil imaginar al atlético intérprete de El trapecio de ojos azules y sonrisa conquistadora, inmóvil, casi inválido en una cama. Estos días, tras algunas semanas de silencio, un lacónico parte médico procedente de Los Angeles señalaba que el actor reaccionaba de manera favorable al tratamiento médico, que guardaba la moral y que, dado su estado, iba lo mejor que puede esperarse .

Verdadera leyenda de Hollywood, Lancaster actuó en más de ochenta filmes durante cerca de cinco décadas. Nacido en un hogar modesto de padre irlandés, Burt se forjó en las calles de East Harlem en Nueva York en la época de la prohibición. Tras destacarse en el fútbol estadounidense en la universidad fue durante cinco años trapecista profesional.

Pretendiente a actor, actuó luego para las tropas de su país durante la Segunda Guerra Mundial en escenarios de Italia, Austria y Africa del Norte. Como a toda buena leyenda, lo descubrió (en un ascensor en 1945) un productor de teatro impresionado por su prestancia física.

Un año después rodaba su primer filme The killers (Los asesinos de Richard Siodmak) en 1946 en el cual ya se forjaba una imagen de seductor duro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.