COLOMBIA JUGARÁ EL 5-4-0

COLOMBIA JUGARÁ EL 5-4-0

Para la Selección Colombia qué es mejor: jugar los partidos de eliminatoria en Bogotá o continuar en Barranquilla? La pregunta ha puesto en alerta, inclusive a un grupo de gobernadores que le dieron un respaldo irrestricto a Barranquilla.

15 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Bogotá, luego del aterrizaje forzoso del alcalde Enrique Peñalosa, pinta como una buena posibilidad. Mejores vías de comunicación, facilidad de acceso a los medios, adecuada infraestructura hotelera, mayores ingresos para la Federación, exención de impuestos y el mejor público, pues es el más heterogéneo.

En Barranquilla no se quieren dejar quitar la sede. Argumentan que la violencia en su rival Bogotá es más que notoria y se afianzan en la vieja creencia de que en Curramba está la casa de la Selección. En ninguna otra parte, dicen y tienen razón, Colombia sacó tan buenos resultados.

Ahí va la discusión. Pero todo parece indicar que se jugará con el sistema 5-4-0. Es decir, a Bogotá le corresponderán cinco juegos, cuatro a Barranquilla y ninguno para los demás aspirantes: Medellín, Cali y Manizales.

El asunto es como en la política del país. El Gobierno, en buena parte, lo manejan los cachacos. Y el Congreso, con gran influencia del bloque costeño.

La proporción, pues, es similar a la del fútbol. Si Alvaro Fina quiere a Bogotá, Ramón Jesurún, opta por Barranquilla. Y para que no haya división, ni resquemores, el problema se va a resolver con el ya citado sistema 5-4-0, si de tácticas estamos hablando. Una salida política al mejor estilo de Fina.

En fin, la sede se escoge y cuestión zanjada. En el calendario, nuestra Federación no tiene el peso de otros tiempos y será mejor rezar para que Colombia no termine en posición desfavorable.

Pero este no es el meollo del asunto. Preocupa que hemos empezado mal. Un partido tonto contra Trinidad y Tobago, un resultado más tonto (3-4) y las ya conocidas declaraciones del técnico Javier Alvarez.

Cómo se explica que Brasil y Argentina jueguen dos veces en menos de 72 horas con sus titulares, y Colombia actúe con la segunda y lo haga contra una selección tan débil. Y cómo se explica que Alvarez, con su desbordado optimismo, pretenda ignorar una adversidad tan notable.

Es ahí donde debe haber un directivo que esté encima de lo administrativo y que ayude a sintonizar al técnico con el público. Porque así como vamos no estamos creciendo, aunque hay luz para una buena noticia: el 13 de octubre habrá partido contra Argentina.

Se está poniendo seria la Federación luego del traspié en Miami? Ojalá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.