MÁS ALLÁ DE UN DOLOR EN LAS PIERNAS :

MÁS ALLÁ DE UN DOLOR EN LAS PIERNAS :

15 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Si luego de caminar unas pocas cuadras siente dolor en la parte inferior de las piernas, o una sensación de frío o de cosquilleo, o bien hay falta de sensación, los médicos creen que podría ser un problema que no sólo amenazaría la capacidad de caminar, sino la vida misma.

Se trata de la enfermedad vascular periférica, es decir que las arterias en las piernas se hallan bloqueadas, impidiendo la circulación sanguínea.

El problema puede ser sumamente doloroso, al punto que algunos afectados no pueden caminar en sus casas sin detenerse para descansar. Si la enfermedad no es tratada, parte de la pierna o del pie puede sufrir una gangrena, y hay que recurrir a una amputación.

Y lo que es peor, es probable que también queden bloqueadas las arterias en torno al corazón y al cerebro, presentando el riesgo de un ataque cardíaco o una apoplejía.

Pero existen formas de controlar la enfermedad vascular periférica (EVP), y cuanto más pronto sea diagnosticada tanto más fácil es el tratamiento.

Un especialista en EVP, el doctor Rodney Raabe de Spokane, estado de Washington, encabeza un proyecto de brindar análisis sin cargo a hasta 75.000 personas, para determinar si algunas padecen de EVP.

Los médicos quieren examinar a personas que tengan dolores en la parte inferior de sus piernas cuando caminan o hacen ejercicios, y que a diferencia de los dolores provocados por artritis o una lesión, disminuyen tras pocos minutos de descanso.

Otros síntomas son falta de sensación, cosquilleo o frío en la parte baja de las piernas o los pies, o bien lesiones que no se curan.

La EVP se da más a menudo entre personas mayores de 50 años, o entre fumadores. Otros riesgos son diabetes, alta presión, elevado colesterol u otro problema cardíaco, obesidad, y familiares con historial de EVP.

En el análisis para determinar si un paciente tiene EPV se mide la presión sanguínea en un tobillo y en un brazo, y si la tomada en la pierna no es más alta o por lo menos igual que en el brazo, se está desarrollando la EVP, explicó Raabe.

Cuando el problema es diagnosticado en su etapa inicial el tratamiento preferido es caminar, cubriendo gradualmente distancias mayores a medida que hay nuevos vasos sanguíneos en torno a las arterias bloqueadas, agregó.

Lo ideal es caminar alrededor de 5 kilómetros diarios, cinco días a la semana, si realmente se quiere una buena salud vascular , dijo el experto.

Los médicos también podrían recetar aspirina u otros diluyentes de la sangre, y en los casos más graves el bloqueo puede resolverse con una angioplastia, es decir introducir dentro de la arteria afectada una sonda con un glóbulo, que al ser inflado desde el exterior aplasta el colesterol que provoca el bloqueo.

En los peores casos puede recurrirse a un desvío arterial, en que se aplica una nueva arteria en torno a la que está bloqueada.

En un domicilio cibernético en la Internet se incluye un cuestionario que los interesados pueden usar para verificar sus riesgos de padecer de EVP: http://www.legsforlife.org

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.