EN MAYO BAJAN CUOTAS DE VIVIENDA

EN MAYO BAJAN CUOTAS DE VIVIENDA

El sueño de miles de colombianos de que el costo de sus créditos de vivienda se comporte al ritmo de la inflación y no al de las tasas de interés por fin se hará realidad.

10 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Para tal efecto, el Gobierno implementó ayer un nuevo sistema de financiación de vivienda que incluirá subsidios a las tasas de interés, aumento de plazos y, lo más novedoso, créditos atados al ritmo de inflación.

De acuerdo con el Gobierno, los deudores hipotecarios podrán sentir una reducción inmediata, realmente a partir de mayo, en sus cuotas mensuales entre un 20 y un 40 por ciento, dependiendo del tipo de crédito y de las características a las cuales fue contratado originalmente.

Con el nuevo sistema se busca aliviarle la carga a unos 720.000 deudores de vivienda que en los últimos meses han visto incrementar sus cuotas y el saldo de sus créditos de una manera alarmante.

El modelo de créditos atados al ritmo de la inflación no será, sin embargo, el nuevo sistema de financiación de vivienda que remplazará al upac, pues operará temporalmente.

De todas maneras, la intención de las autoridades es montar en el mediano plazo un sistema de financiación de vivienda atado al comportamiento de la inflación sin poner en peligro la competitividad de las entidades financieras en el mercado del ahorro.

El director del Fondo de Garantías de Instituciones Financieras (Fogafín), Jorge Castellanos, dijo que el país necesita un nuevo sistema de financiación de vivienda que remplace al upac. Señaló que este mecanismo es inoperante en el esquema actual de libre competencia financiera.

Aunque los nuevos alivios anunciados ayer por el gobierno solo cobijarán a los deudores cumplidos, los morosos también podrán beneficiarse de ellos si antes de 31 de mayo se ponen el día en el pago de sus cuotas vencidas.

El cambio de sistema de financiación de vivienda significa que muchos deudores podrán obtener una reducción en sus cuotas o aumentar a menor ritmo el saldo de sus préstamos.

Quién paga? Cambiar los créditos vigentes contratados a corrección monetaria o a DTF al modelo de la inflación implica un costo que deberían asumir las corporaciones de ahorro y vivienda.

Sin embargo, ese costo lo asumirán los contribuyentes colombianos con el pago del impuesto del dos por mil establecido en la emergencia económica de 1998 y avalado la semana pasada por la Corte Constitucional.

Con ese impuesto se recaudarán cerca de 1,2 billones de pesos, de los cuales 500.000 millones servirán para otorgar subsidios adicionales a los de los créditos del Fogafín definidos en noviembre de 1998.

Con esos recursos, el Fogafín creará un seguro que garantice el cubrimiento de las deudas en las corporaciones y, de paso, les evita a esas entidades asumir un costo sustancial con cargo a sus estados de pérdidas y ganancias.

Las propias entidades financieras pondrán su granito de arena para ayudar a que el nuevo sistema alivie la carga a sus casi 800.000 deudores.

El seguro del Fogafín durará mientras alcancen los 500.000 millones de pesos destinados para el efecto. Ese capital se reducirá en el momento en que las tasas de interés aumenten, pues las deudas de los usuarios se incrementarán.

Por el contrario, el capital aumentará si las tasas de interés bajan. Para realizar esas operaciones, el Fogafín diseñó un sistema complejo de conversión de tasas de interés conocido en el mundo financiero como operaciones swaps.

Alivio temporal? El cambio del sistema de tasas de interés al sistema de inflación se acabará en el momento en que el Fogafín agote los 500.000 millones de pesos destinados para el efecto.

Sin embargo, su duración puede extenderse por tiempo indefinido si esos recursos aumentan por efectos que registren las condiciones del mercado monetario.

Los deudores que se cambien al sistema de inflación tendrán la opción de revertir su decisión y regresar a las condiciones del crédito original contratado con su corporación.

También podrá prepagar libremente su préstamo y para ello cuenta con el respaldo de normas declaradas exequibles por la Corte Constitucional.

El nuevo sistema de financiación de vivienda es temporal si el deudor opta por la baja de la tasa de interés hasta el 31 de diciembre de 1999. Después de esa fecha el crédito volverá a tener las condiciones originalmente pactadas con su corporación.

Cuál escoger? Todo indica que el mejor sistema de financiación es aquel atado al comportamiento de la inflación, pues en el largo plazo tiende a ser más estable que aquel atado a las tasas de interés.

Sin embargo la elección depende de muchos factores, entre los que se encuentra el tipo de crédito, el año del desembolso, la tasa de interés, el sistema de amortización y la capacidad de pago.

Con un Banco de la República con el objetivo único de combatir la inflación, y como esta determina los aumentos en los salarios, lo más indicado sería tener un sistema de pago que tuviera en cuenta el comportamiento del ingreso y no de las tasas de interés, como sucede ahora.

Usted decide En las últimas semanas de marzo cada unos de los aproximadamente 720.000 deudores de vivienda que tienen derecho a los alivios de la emergencia económica recibirán una carta de las corporaciones de ahorro y vivienda (CAV).

En ella se les informará, entre otros puntos, cuál es el estado de su crédito con la CAV, si está al día o tiene cuotas en mora y cuánto tiempo le falta para terminar de pagarlo.

Dependiendo de los alivios a que tenga derecho, e incluso si decide ampliar hasta en cinco años el plazo de pago, la CAV le indica cuál es la cuantía de ellos y en cuánto se le reducirá, tanto en pesos como en porcentaje, la cuota de mayo.

Con esa información, más una adicional acerca de las dos modalidades A y B ver recuadro, el deudor toma la decisión de cuál le conviene más teniendo en cuenta su capacidad de pago actual y los ingresos futuros.

Si le es difícil tomar una decisión con esos elementos de juicio, la Superintendencia Bancaria abrió una oficina de atención al público a la cual puede dirigirse para pedir más orientación.

Cuando ya haya escogido la modalidad, devuelve la carta a la CAV y ésta aplicará desde mayo las reducciones correspondientes. Entre más rápido se haga la gestión, más pronto comienza a sentir el alivio.

Las CAV y el Gobierno consideran que en aproximadamente 15 días estará todo listo para que los usuarios puedan comenzar a recibir información general que los ayudará a tomar la mejor decisión.

Como criterio general, salvo que sea estrictamente necesario, los expertos aconsejan no inclinarse por la extensión del plazo y en la medida que los deudores puedan, asumir el pago de la cuota reducida por efecto de la combinación de alivios.

Cómo funciona Al sustituir el deudor A el esquema de corrección monetaria o DTF por el de inflación, los alivios del 3 al 5 por ciento que son subsidios a la tasa de interés tendrán un impacto inmediato en la cuota.

El costo total de un crédito, en los esquemas actuales, siempre se basa en la corrección monetaria o DTF más unos puntos de interés. Una alternativa a la crisis de los deudores es llevar temporalmente dichos esquemas a sustentarse en la inflación.

Cuando se agoten los recursos que el Fogafín destinó para este objetivo (500.000 millones de pesos), automáticamente los deudores regresan a las condiciones originales del crédito que tenían antes de este paréntesis.

En el evento de un disparo de las tasas de interés, hacia niveles como los que se vivieron en 1998, esos recursos se esfumarían rápidamente. Si, por el contrario, los intereses se mantienen bajos, los dineros durarían más tiempo.

El deudor B no cambia de esquema (cuyo costo de financiación es igual o superior a corrección monetaria más 10 puntos de interés) y tampoco extiende el plazo de pago. El alivio será del 3 por ciento en la tasa de interés y, aproximadamente, lo mismo en la cuota.

Dicho alivio irá hasta el próximo 31 de diciembre o se terminará antes si la corrección monetaria en cualquier mes más 13 puntos de interés se ubica por debajo del 33 por ciento efectivo anual.

Ese deudor no pudo utilizar los créditos subsidiados del Fogafín porque no tenía derecho a ellos. Si su cuota mensual es de 500.000 pesos, significa que la rebaja será de 1.500 pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.