DEL REY DEL DESPECHO SÓLO TIENE EL APELLIDO

DEL REY DEL DESPECHO SÓLO TIENE EL APELLIDO

Cuando Marta Nubia Pineda vio que el juguete preferido de su hijo Wilmar Gómez era una guitarra, que él mismo armaba con tablas y cuerdas, tuvo el presentimiento de que seguiría los pasos de su padre.

30 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

El presentimiento resultó cierto y aunque Darío Gómez sólo lo vio crecer los primeros seis años, Wilmar heredó el gusto por la música de carrilera, tanto como si le hubiera tocado de cerca el éxito de su padre.

Para la época en que Darío Gómez se alejó de su primera esposa, y de sus hijos Wilmar, Walter y Luz Dary, hace unos 20 años, el Rey del despecho aún no había sido coronado por la fama.

La familia quedó con una pequeña casa incrustada en las lomas del barrio París, en los límites de Medellín y Bello, y con un pequeño televisor por el que con el paso del tiempo se dieron cuenta de la nueva vida de su padre.

El salió de aquí y nunca más volvió a entenderse de los hijos. Ahora está respondiendo por el estudio de Luz Dary, no más , dice Marta.

El éxito del cantante no les tocó ni siquiera para que Wilmar, de 26 años, y Walter, de 25, terminaran el bachillerato.

Sólo una vez fui a pedirle trabajo y me ubicó en una bomba de gasolina a lavar carros , dice Walter, al recordar uno de los pocos momentos en que ha visto de frente la cara de su padre. Desde hace varios años alista buses en la terminal del barrio París.

Por la vida que llevan y por todo lo que no han tenido, a pesar de contar con el apellido de un cantante famoso, los habitantes de ese populoso sector de Bello no entienden las razones para que Wilmar, padre de una niña de dos años, aún permanezca con los presuntos guerrilleros, que lo detuvieron en la madrugada del sábado, cuando salía de una presentación en el municipio de Granada (Antioquia).

A no ser que la guerrilla necesite un buen cantante, no existe nada que justifique su retención, dicen en el barrio.

Las llamadas de amigos y familiares que preguntan por la suerte del Príncipe , tal como aparece Wilmar en su primer disco compacto, son recibidas en el teléfono de una vecina. Es que ni siquiera tenemos teléfono, somos pobres y no nos da vergenza , sostiene el hermano menor de Wilmar.

En la mañana de ayer, Darío Gómez se comunicó con su hija Luz Dary y le aseguró que de todo corazón desea que Wilmar regrese a casa. Eso sí, anunció que aunque -por el momento- no dará declaraciones, él trataría de ayudar a que la familia saliera lo más pronto posible de este amargo momento.

EL TIEMPO intentó comunicarse telefónicamente con el cantante en la sede de Discos Dago, empresa de su propiedad, pero allí informaron que se encuentra fuera de la ciudad.

Aunque el hijo mayor de Darío Gómez lleva tres años como cantante profesional, con otra disquera, la fama de su padre aún no lo acompaña. Cuando se presenta en los pueblo canta con Los Norteños y a las ciudades grandes viaja con el Mariachi Veracruz , cuenta la mamá.

Las esperanzas están puestas en diez presentaciones que su agente, Germán López, programó en Estados Unidos y Canadá a partir del 29 de abril. A él le confirmaron la gira antes de viajar a Granada, iba tan contento... Ojalá que regrese pronto para que viaje , dice su hermana.

FOTO WILMAR GOMEZ, de 26 años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.