CON EL CRISTO DE ESPALDAS

CON EL CRISTO DE ESPALDAS

Suicidio? ustedes están hablando de suicidio? Qué más suicidio que el que acaba de hacerse el Contralor municipal Jorge Eleázar Devia Arias al querer suspender a la alcaldesa Carmen Inés Cruz! .

15 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Así exclamó en día pasados uno de los oyentes del noticiero Econoticias frente a la arrolladora cascada de acontecimientos que precipitó el Contralor de Ibagué el pasado martes siete de septiembre cuando pidió suspender a la mandataria ibaguereña.

Lo demás fue una semana repleta de declaraciones de todos los bandos tras la cual no quedó duda respecto a que el golpe de opinión que se desprendería de la medida del Contralor, tomó todas las direcciones menos la que Devia esperaba.

Suicidio político Esta interpretación de suicidio político , prácticamente sintetizó el sinnúmero de respuestas que emergieron en la prensa hablada y escrita, en las esquinas, calles y corrillos de la Alcaldía, la Gobernación y más allá, en el Senado y la Cámara de Representantes.

Hasta tal punto caló el argumento de las supuestas motivaciones políticas de Devia Arias que la que antes era considerada una productiva alianza con el Concejo de Ibagué, se resquebrajó, llegando al punto que varios ediles le solicitaron la renuncia.

Los calificativos de contralorcito , bufón y santofimista , que expresó el senador Carlos García Orjuela respecto a Devia el lunes anterior, son sólo un ejemplo de la polarización de un tema que desbordó los límites del control fiscal y se quedó en el de los respaldos políticos.

Computador prestado No acababa de producirse la resolución de Devia contra Carmen Inés Cruz cuando ya se estaba hablando de un manejo político basado principalmente en la forma como el alto funcionario asumió el manejo de la investigación basado en las pruebas que le había enviado el Concejo.

La punta del iceberg que reveló el interés exacerbado del Contralor Devia por conducir él mismo el proceso, hizo explosión con la carta del Director de Investigaciones Fiscales de la Contraloría de Ibagué Oscar Germán Herrera Ardila.

En ella quien fuera su funcionario dice que los conceptos de Devia sobre el caso eran extravagantes rechazando de paso su intención de influir en el desarrollo de la etapa de investigación .

De hecho el jueves 9 de septiembre el mismo Herrera Ardila, le exige al Contralor Devia que le devuelva el expediente porque dicha retención le impedía atender el derecho a la defensa de la alcaldesa y sus funcionarios.

En respuesta el Contralor lo separó del cargo.

Sospechas públicas Un hecho curioso, pero que podría ser significativo acerca del interés del Contralor Devia en la investigación, tiene que ver con el computador que empleaba una de sus secretarias en la sala de recibo de su despacho. Dicho computador fue trasladado a la oficina de Devia con el fin exclusivo de manejar el proceso de la alcaldesa.

Además del Contralor Devia al frente de ese computador permanecía su asesora jurídica, Jenny Madeleine Pomar, y Claudia Ospina, la secretaria privada y mano derecha del Contralor.

Madeleine Pomar había sido la jefe de contratación de la Alcaldía hasta hace unos meses cuando renunció y se fue a trabajar con Devia. Actuando ahora como investigadora de la Alcaldesa.

Otra funcionaria, Martha Quitián Díaz, ex contadora de la alcaldía y declarada insubsistente en el mes de mayo por Carmen Inés Cruz, también se convirtió en parte del equipo de investigación del Contralor Devia.

Sin debido proceso Por las prevenciones que generaron estas coincidencias es que no resultó extraño que la alcaldesa le pidiera a la Procuraduría Provincial y al Defensor del Pueblo que intervinieran inmediatamente el expediente llevado en la Contraloría ante la posible violación al debido proceso.

Cuando solicité conocer el expediente me dieron largas y largas. Que estaba en una parte, luego que en otra, pero no me facilitaban el acceso , le dijo Carmen Cruz a Tolima 7 días.

En la revisión del proceso que adelantaron los dos entes de control, se habrían encontrado fallas de procedimiento en la recolección de las pruebas. Hasta el punto que según fuentes de la Alcaldía, uno de los funcionarios de la oficina jurídica suspendido, no habría sido escuchado en descargos por los investigadores de la Contraloría.

Lo anterior sin contar con que la suspensión de los siete empleados de la Alcaldía requería que el Contralor generara un acto administrativo. Es decir, un documento previo a la solicitud de suspensión en el que oficialmente la Contraloría tomara la decisión de suspenderlos.

Sí sabía? Es decir que además del interés de manejar el proceso en un solo sentido, el Contralor habría actuado con precipitud.

En una conversación de Tolima 7 días con el Contralor sostenida en la mañana del martes ocho de septiembre Devia se mostró inseguro, después de haber creado una gran expectativa frente a una noticia que según dijo era de suma importancia .

A pesar de la trascendencia de la decisión que tomaría hora más tarde, el Contralor no demostró seguridad, entre otras cosas porque según lo expresó, la resolución definitiva no había sido terminada. De otro lado fuero sucesivas las consultas a su asesora jurídica.

A las tres de la tarde de ese mismo martes Devia Arias citaría una rueda de prensa para lanzar la bomba : Carmen Inés Cruz sería suspendida durante tres meses.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.